04-12-2019 | 12:00

Tienen sillas nuevas para hacer deporte

Ayer, Madeline regresó a los Estados Unidos. Sin embargo, espera regresar pronto al país, ya que firmó convenios para ayudar a personas con discapacidad.

Ibarra. “Queremos que las personas entiendan que, tener una discapacidad, no es una enfermedad, sino una condición. Que no buscamos cura, sino inclusión y, no queremos su lástima, sino su respeto”, mencionó Anita María Ibujés. Ella es una de las 15 personas con discapacidad que se beneficiaron con las sillas de ruedas deportivas que fueron donadas por Madeline Delp, Reina en Silla de Rueda de EE.UU.

Entrega. Anita junto al resto de sus compañeros del equipo Ruedas sin Fronteras, llegaron el último lunes por la tarde hasta la Fundación Prótesis Imbabura, donde recibieron las nuevas sillas. Con este nuevo equipo podrán seguir haciendo, pero ahora de mejor forma, una de las actividades que más les gusta: jugar baloncesto. Para lucir como un verdadero equipo, todas las sillas son del mismo color, sobresale un vino intenso.

El día que recibieron las sillas de ruedas deportivas, solo hubo sonrisas, abrazos y palabras de agradecimiento hacia Madeline, una joven guerrera de 25 años de edad, quien a los 10 años, debido a un accidente de tránsito perdió la movilidad de sus piernas. Sin embargo, no se ha puesto límites y ha practicado cuanto deporte le ha sido posible. Por ejemplo, escalada deportiva, surf, kayak. También ha buceado en medio de tiburones y se ha lanzado en paracaídas desde un avión.

Cuando fue contactada por el equipo Sillas sin Fronteras, la también reina de belleza no dudó en ayudar a este equipo imbabureño y se desplazó hasta la Ciudad Blanca, para conocer de cerca a los deportistas.

Cada de las personas que forman parte del equipo local tiene su propia historia de vida. Y lo que menos les gusta es que les tengan pena o lástima. Viven la vida a su manera, se apoyan los unos a otros y cuando están en la cancha disfrutan jugando baloncesto.