10-07-2019 | 22:35
(D)

Placas, aplausos y un clásico quiteño tuvo el homenaje a deportistas imbabureñas

Ibarra. Un reconocimiento merecido fue el que recibieron las marchistas Glenda Morejón, Karla Jaramillo y su entrenador Giovan Delgado, la noche de este miércoles 10 de julio en el estadio Olímpico Ciudad de Ibarra, ante al menos 3 000 personas. Este homenaje se realizó en medio de dos juegos amistosos entre tres equipos quiteños y un ibarreño.

La jornada comenzó con el partido entre el bitricampeón El Nacional -con una plantilla llena de variantes- ante el conjunto ibarreño de La Cantera y que finalizó con un marcador de 4-3 en favor de los puros criollos.

Al termino del compromiso preliminar, la organización, a cargo del Grupo Hidrobo Torres Santa Fe y las escuelas formativas de LDU rindieron tributo a las atletas ibarreñas Jaramillo y Morejón quienes agradecieron el apoyo brindado y se comprometieron en dar su mejor esfuerzo para ubicar el país en alto.

Placas, aplausos y un clásico quiteño tuvo el homenaje a deportistas imbabureñas

En el cotejo de fondo se reeditó el clásico capitalino con un equipo juvenil de Liga de Quito ante el Deportivo Quito, ahora en el amateur. El marcador terminó 1-0 en un juego que tuvo un primer tiempo sin muchas emociones y una etapa complementaria con más dinámica y mucho nervio.

La experiencia de jugadores como Álex Colón, Pedro Romo, Juan Alvarenga y Carlos Valle, al servicio del equipo “chulla” le ganó la partida a un conjunto timorato a cargo del profesor Christian el ‘Camello’ Gómez. El gol de la victoria llegó precisamente en los pies de Valle quien con tiro rasante venció la portería alba.

Liga ubicó en cancha jugadores, la mayoría juveniles, cuya falta de experiencia no se notó mucho, tal como lo reflejó el apretado marcador. Uno de los más reconocidos ingresó en los minutos finales. El juvenil Gerly Delgado, sobrino de Agustín Delgado.

Los jugadores de Liga que salaron al campo de juego junto a los chicos de la escuela formativa.
Los jugadores de Liga que salaron al campo de juego junto a los chicos de la escuela formativa.

Un espectáculo de luces banderas y cantos se vivió en las gradas de una de las generales junto con centenares de aficionados de las barras Muerte Blanca y Mafia Azul Grana quienes pusieron un escenario similar al que se vive en el fútbol de primera categoría.