16-04-2019 | 15:50
(D)

Messi conduce al Barça a semifinales en cuatro minutos

Llevaba doce partidos sin marcar en cuartos de final, seis años desde su último gol en esta ronda y Lio Messi anotó dos tantos en cuatro minutos para llevar al Barça, este martes 16 de abril, a semifinales tras noquear al United por 3-0, con un tanto de Coutinho para cerrar el partido.

En una noche grande en el Camp Nou, con la mejor entrada del curso (96.708), los azulgranas se metieron en la penúltima ronda de la Champions, donde no estaban desde 2015, justo el año que consiguió su última Copa de Europa.

El partido fue una demostración de la ley de Messi. El argentino, dosificado por Ernesto Valverde en este curso más de la cuenta en partidos de LaLiga, llega de la mejor manera al momento culminante de la temporada, con la idea puesta en conquistar “esa copa tan linda” como calificó el argentino a la Champions en su primer parlamento como capitán.

Pero también un baño de confianza para todo el equipo, que volvió a dejar su portería a cero, que recuperó la mejor versión de Coutinho, autor del 3-0, y que se sintió poderoso.

Y eso que la película del partido no empezó bien para el Barça. Seguramente el United nunca soñó con jugar un cuarto de hora como lo hizo de inicio en el Camp Nou, quince minutos en los que pasó de todo, desde un remate de Rashford al travesaño a los 36 segundos hasta un No-penalti sobre Rakitic, primero señalado por Brych y después rectificado ‘vía pantalla’ por el árbitro a sugerencia del VAR.

Messi conduce al Barça a semifinales en cuatro minutos

Demasiadas emociones para tan poco tiempo. El Barça no tuvo ni la posesión del balón en los primeros siete minutos. Salió el United como un cohete. Sorprendió con un rombo en ataque, la velocidad de Rashford y Martial, la presión de McTominay, Pogba, Fred y Lingard. Nada que ver con el partido de ida.

Pero la primera vez que los de Valverde se acercaron asustaron al rival, el United empezó a recular y el Barça supo que el partido iba a ser suyo. A partir de entonces, la historia ya fue otra.

En la primera jugada de peligro, Messi firmó una de esas acciones que todo el mundo del fútbol sabe que la va a hacer, pero que nadie sabe cómo parar y marcó.

Un eslalon desde la derecha en diagonal hacia la portería tras una recuperación de Rakitic, un regate sobre Fred, una finta para desequilibrar a Phil Jones y un disparo al palo largo ante el cual el meta nada puede hacer.

En el minuto dieciséis el 1-0, cuatro después el 2-0, esta vez tras un clamoroso error de David de Gea, que recordó a aquella acción de Arconada que permitió el tanto de Platini en la final de la Eurocopa de 1984. El balón se coló entre el sobaco y el brazo del meta. En cuatro minutos, el United estaba desactivado, el Barça se sabía en semifinales.