16-11-2019 | 15:53

Liga de Quito se quedó con el primer título de la Copa Ecuador pese a perder ante Delfín

Manta. Liga de Quito se coronó campeón de la Copa Ecuador, a pesar de perder ante Delfín de Manta 3-1 en la final definitiva de la Copa Ecuador, en su primera edición. El gol de visitante permitió a los albos alzar el trofeo pese a su amplia desventaja.

Los cetáceos, que estuvieron a un gol de la hazaña, abrieron el marcador a los tres minutos con Sergio López, luego llegó el gol del título por obra de Luis Chicaiza a los 42. Los goles finales fueron de Carlos Garcés (75’ y 90+1’)

El primer tiempo no pudo comenzar mejor cuando a los dos minutos Delfín se puso en ventaja con un gol de mala fortuna para la zaga alba. El remate de Sergio López impactó en un jugador rival, sorprendió al guardameta Adrián Gabarini y la pelota hizo una comba ingresando a las redes.

Tras el gol, el cotejo resultó muy interesante, con jugadas rápidas de ida y vuelta, siendo las oportunidades más claras para el local. Pedro Pablo Perlaza se convirtió en un “dolor de cabeza” por la banda izquierda defendida por Luis Ayala. Sus centros complicaron a los jugadores albos que gracias a la buena ubicación de “Gabba” no vieron caer su valla por segunda vez.

Un contragolpe de Liga tuvo en los pies de Luis Andrés Chicaiza la oportunidad de empatar pero el jugador otavaleño no definió a tiempo.

El imbabureño se reivindicó después, en otra jugada por la izquierda, cuando levantó un centro preciso para el uruguayo Rodrigo Aguirre, quien solamente la vio pasar, desconcentrando al portero Pedro Ortíz y empatando el juego.

Al segundo tiempo, el local salió a presionar desde el comienzo. El gol de visitante obligo al conjunto manabita a convertir más de tres goles para coronarse campeón. Esto lo comprendieron muy bien los jugadores locales Perlaza, Roberto ‘Tuca’ Ordóñez y Carlos Garcés quienes tuvieron más de una oportunidad de anotar el gol del desempate. Gabarinni y el horizontal le dijeron que no a los manabitas.

La presión tuvo su premio cuando el delantero Garcés empujó la pelota a las redes, luego de una asistencia del mejor jugador del partido, Perlaza. Tras la segunda anotación comenzaron los cambios Anderson Julio salió visiblemente agotado y en su lugar entró su hermano Jhojan Julio.

Delfín no se rindió u consiguió un penal a los 90 minutos, luego de una mano, instalando la emoción en el estadio Jocay de Manta que vibró en el descuento.

Un tirón de la camiseta contra el paraguayo William Riveros no fue sancionado causando el reclamo de parte de todos los jugadores. Liga se metió con todos los jugadores en su propia área y comenzaron a frenar el desarrollo del juego