04-12-2018 | 11:44
(I)

La heroína tras el éxito del ibarreño Kevin Minda

Ibarra. “No hemos arado en el mar. Este es el sueño que siempre tuve”, es una de las frases que Kevin Andrés Minda Ruales le ha dicho a Martha Mestanza, su abuelita. Ella es uno de los pilares fundamentales en la vida y en la carrera como futbolista del actual defensa de Liga de Quito.

Antecedente. En la segunda etapa del presente Campeonato Ecuatoriano de Fútbol serie A, al defensa ibarreño Kevin Minda le llegó una oportunidad de oro en el primer plantel del “Rey de Copas de Ecuador”.

Tras la lesión del zaguero central Hernán Pellerano, tuvo la oportunidad de jugar como titular para Kevin.

Fueron partidos ante rivales como El Nacional y el Club Sport Emelec, donde el joven jugador imbabureño tuvo destacadas actuaciones y muy buenas críticas.

“Las oportunidades llegan. Lo importante es estar preparado para esos momentos y vos amigo demostraste que estás a la altura. Felicitaciones @Kevin_Minda_24”, escribió el zaguero argentino Hernán Pellerano, en su cuenta de Twitter @HernanPellerano.

Orgullo total. En la actualidad, una de las más orgullosas por el momento que está viviendo el defensa ibarreño con el cuadro azucena, es Martha Mestanza, abuelita del jugador, pero a la que Kevin quiere y admira como una madre.

Emocionada y vestida con la camiseta de Liga de Quito, doña Martha recibió en su casa a un equipo de Diario EL NORTE y contó la historia del “gladiador albo”, quien siempre soñó con ser un futbolista profesional y lo logró.

“Ahora está cosechando lo que él ha sembrado. Por esa perseverancia, esa constancia, esa manera de ser que él tiene, Diosito siempre está con él”, mencionó una emocionada abuelita.

Historia. La orgullosa abuelita explicó que por cuestiones de la vida, Kevin y Santiago, su hermano menor, llegaron a vivir con ella y con don Homero Ruales, su esposo.

“Fue fundamental que esas criaturas vivan conmigo, porque yo no me hubiese sentido realizada como madre, seguramente, si no les tenía a ellos a mi lado”. manifestó doña Martha.

“Mi marido dijo: así nos muramos en el intento, pero nos quedamos con los wawas. Hubo dificultades, pero supimos salir adelante”, añadió la ciudadana de 69 años de edad.

Sin embargo, ahora doña Martha Mestanza está llena de felicidad, ya que Kevin Andrés está cumpliendo su sueño y reside en la capital con su madre, Monserrath Ruales.