07-09-2019 | 17:03
(D)

El lago San Pablo tiene un nuevo monarca

El evento natatorio se realiza por las fiestas del Yamor. En los últimos años lo ha organizado el Municipo, pero antes lo hacia la Liga Deportiva Cantonal.

Otavalo. El majestuoso lago San Pablo, nuevamente volvió a ser sede del evento de aguas abiertas más importante del país, donde 290 deportistas fueron los que se enfrentaron al desafío de cruzar los 3 mil 500 metros.

Ante la ausencia de Iván Enderica, ganador en 2018, David Castro Prado (Club Hermanos Enderica A) asumió el trono, mientras que en damas, Samantha Arévalo fue la mejor.

Récord, intacto. El récord de 39 minutos con 43 segundos que, el nadador azuayo Iván Enderica

puso en 2010, sigue intacto, ya que, ayer, David Castro paró el cronómetro en 42 minutos con 44 segundos, oficialmente.

“Es la tercera vez que compito acá, pero la primera que gano. Lo importante es seguir el ritmo y mantenerse como lo hice en el final de la carrera”, mencionó David Castro, nadador de 19 años de edad y ganador de la prueba.

Historias. La Travesía a lago San Pablo, tiene historias que contar. Paula y Óscar Jara, dos hermanos que siguen el legado de la familia amante a este deporte, estuvieron en escena.

El miércoles pasado Paula regresó al país después de participar en el Mundial de Triatlón, prueba que se cumplió en Suiza.

Tuvo dos días para “medio recuperar fuerzas” y se lanzó al agua del lago San Pablo. Óscar, su hermano, fue el nadador imbabureño mejor ubicado en la Travesía, ya que con 49 minutos y siete segundos, llegó en el décimo primer lugar de la clasificación general.

Sin límites. Pablo Vallejo, quiteño de 35 años de edad, fue uno de los deportistas que no pasó desapercibido por los aficionados y uno de los que más aplausos recibió. Él no tiene una de sus extremidades inferiores. Sin embargo, braceó en el lago y llegó, sin problemas, al sitio de meta.

“Una Travesía muy dura, ya que el oleaje estuvo muy intenso. Pero estamos aquí para demostrar que hay que vivir sin límites”, sentenció el nadador.

Disgustos. Por segundo año no todo fue color de rosa. Al final, hubo reclamos contra los jueces, quienes, en varias oportunidades les tocó hacer cambios en las planillas y pasadas las 11:00 entregaron resultados oficiales.

Aunque no lo dijeron ante las cámaras o los micrófonos, más de un entrenador y padre de familia tuvo su respectiva queja contra la organización de la prueba.