13-10-2018 | 17:04
(D)

Delfín saca un punto de oro en la casa del puntero

Ambato. Macará con el traje de puntero puesto, el equipo de Paúl Vélez volvió a dar una exhibición de pragmatismo y esfuerzo. Sin embargo, Delfín ahogó el grito triunfal y cuajó un empate formidable.

El arranque fue parejo. Ambos equipos aprovecharon las diagonales del campo para tratar de arribar al área contraria con cierto peligro. Tévez y Ordóñez fueron los más buscados de lado y lado, métodos repetidos y ahogados por predecibles.

Luego del festín inoficioso de pelotazos, Macará tomó la batuta. Con Burrai parqueado a las espaldas de Tévez, el campo lució amplio y el panorama se volvió claro al momento de proyectar pases entre líneas en el último tramo del campo de juego.

Antes de receso, los ambateños proyectaron nuevamente a sus laterales y complicaron al fondo manabita. Bustos mandó a su manija Andrés Chicaiza a sumarse a la recuperación de balón y perdió un buen valor para el desequilibrio arriba.

El complemento vino cargado de emociones. Empujado por un gran marco de público, el equipo de Vélez encontró un penalti por la presión de su juego. Galo Corozo asumió la responsabilidad del cobro y batió sin problemas al portero Ortiz.

Delfín entró en zona de desesperación. El equipo de Bustos fue adelantando líneas con más ímpetu que argumentos. Chicaiza volvió a la posición de enganche y fue mucho más determinante. Macará retrocedió por instinto y complicó su andar.

Pero el condumio llegó al final. Una corrida de Hechalar por la banda terminó en definición del paraguayo Williams Riveros para el empate definitivo. Delfín cumplió el objetivo, arañó un punto al líder y continúa en la franca lucha por dar el golpe.