15-10-2019 | 09:44
(D)

Ciclistas tienen a su cazatalento

Ibarra. Muchos aficionados se preguntan, ¿Cómo lograron salir las nuevas joyas del ciclismo ecuatoriano al exterior? y la respuesta está en Colombia y precisamente en las manos de Edgar Gutiérrez, un masajista, quien se convirtió en un verdadero cazatalentos de pedalistas nacionales como es el caso de Richard Carapaz, campeón del Giro de Italia, Jhonatan Caicedo y Alexander Cepeda.

El Diario El Espectador de Colombia, recoge en un informe la forma de ficharles a Colombia y luego dar el gran salto a Europa.

Fichaje. En Carchi se formaron los ciclistas ecuatorianos, que tienen una etiqueta con un común denominador: Made in Colombia. Y ya tocaron la cima del mundo: Richard Carapaz se coronó este año campeón del Giro de Italia. Pero detrás de él hay grandes referentes que también han llegado al ciclismo europeo: Jonathan Caicedo (Education First), Jefferson Cepeda (Caja Rural), Jonathán Narváez (Ineos) y ahora Alexánder Cepeda, quien en los próximos días partirá al Androni Giocattoli. Casi todos se formaron en Colombia, a excepción de Narváez. Ellos le deben su incursión en el país cafetero a al mismo hombre: Édgar Gutiérrez, el Pollo, un colombiano que se ha convertido en el embajador del ciclismo ecuatoriano. El equipo Coraje Carchense, en el que el Pollo es masajista, han sobresalido los ciclistas. Paulo Caicedo, el entrenador, es el nexo para que Gutiérrez los lleve a Colombia. Se conoce que llega a Bogotá y Édgar empieza a mover sus tentáculos. Al comienzo lo miraron por encima del hombro, luego los resultados hablaron por sí solos.

El último pedalista en formarse en Colombia fue Alexander Cepeda.