09-07-2019 | 18:22
(D)

40 años en el fútbol, su otro amor

Bolívar Anangonó Narváez estudió electricidad en la Unidad Educativa 17 de Julio. En la actualidad, cuenta con su propio taller de electromecánica.

Ibarra. Bolívar Anangonó Narváez juega fútbol desde que tenía 12 años de edad. Es electromecánico de profesión, pero la pasión por el rey de los deportes corre por sus venas. Él ha cosechado más de 18 títulos. Sin embargo, su mayor trofeo y satisfacción es que puede compartir con dos de sus tres hijos el mismo gusto por este deporte.

Reacción. “Cuando uno está en la cancha, es algo que, en ocasiones, no se puede describir con palabras. Pero lo que sí trato es recrearme realizando un actividad saludable y aportando en lo que se pueda al equipo”, mencionó Bolívar.

Su historia. Al término de su niñez, empezó a jugar fútbol a nivel barrial. Lo hizo en el Ecuador, club ya desaparecido de los registros de la Liga Deportiva Parroquial Alpachaca. Posteriormente, a finales de la década de los ochentas, pasó a formar parte del Macaraybo, uno de los equipos más reconocidos del fútbol barrial en la provincia de Imbabura.

En el cuadro rojiazul empezó siendo suplente por la banda derecha. Sin embargo, con el paso de los años y ganando experiencia en los torneos, se ganó un puesto en el equipo estelar y, desde ahí, no aflojó el puesto.

Posteriormente, con el Maracaybo, fueron llegando los títulos en seguidilla. No se acuerda de todos, los que ha logrado, pero sí de los 18 que junto con sus compañeros de equipos, a los que ve como a una familia, han conseguido en los torneos organizados por la Liga Alpachaca.

Sus hijos, también crecieron vistiendo la camiseta de este club.

En la actualidad, Ronald y Daniel, dos de sus tres hijos, también juegan en el mismo equipo con su papá y ya han tenido la satisfacción de levantar más de un título y encarar juntos varios Interligas.