Deporte, clave de la vida

troteA Eduardo Aguas, cuando tenía 50 años, le realizaron una cirugía de corazón abierto en el Hospital del IESS Carlos Andrade Marín, de Quito. Marco Salazar, uno de los cirujanos cardiotorácicos que participó en la operación, dijo que la actividad deportiva que realizó el paciente favoreció para que resista la cirugía. La caminata y el fútbol fueron actividades que realizó durante décadas antes de la operación.

Luego de la cirugía, la recomendación fue que continúe ejercitándose, y, a sus 58 años, las mañanas, de lunes a viernes, camina cuatro mil metros diarios en la pista del estadio Olímpico de Ibarra, en donde da 10 vueltas en una hora.

El cardiólogo Iván Salazar, de la Clínica Moderna, afirma que al hacer deporte se garantiza que las arterias del corazón cuenten con una buena circulación de sangre y oxígeno.

Dentro de las complicaciones del corazón existen los factores de riesgos para que una persona tenga o no propensión a enfermarse o a un infarto.Entre los factores de riesgo se encuentran el sedentarismo, el sobrepeso, el tabaquismo, la presión alta y sufrir diabetes.

Las personas sedentarias, es decir que no hacen deporte en forma regular, que no hacen ejercicio, tienden al sobrepeso, elevar el colesterol y a tener presión alta. “Lo que se recomienda para combatir el factor de riesgo y evitar un infarto es hacer ejercicio en forma rutinaria, continua, 30 minutos diarios, como mínimo”. “Caminar rápido o caminar de apuro, en un sitio plano, media hora diaria o tres veces por semana”.

Cuando las personas que no hacen ejercicio se someten a alguna actividad física como subir gradas, caminar rápido o correr, la frecuencia cardiaca se dispara en forma exagerada y el corazón empieza a latir sobre los 100 latidos por minuto, lo que no es normal y causa cansancio.

El ejercicio más recomendable y al alcance de todos es la caminata diaria en un sitio plano. “La bicicleta, el trote lento también lo pueden hacer”, recomienda el médico. “No hay pretexto para hacer ejercicio durante 30 minutos mínimo para fines de protección del corazón y de la presión arterial”.

¿EL EXCESO ES MALO?

Cómo entender la muerte súbita de deportistas si están en actividad constante. El cardiólogo Iván Salazar dice que es complicado prevenir si el paciente no se ha realizado un chequeo cardiológico a tiempo. “El paciente nunca va al médico, peor al cardiólogo mientras no se sienta mal”.

Si un deportista de élite tiene la precaución de pasar por un chequeo cardiológico, el médico le puede detectar algún riesgo de muerte súbita. “Las enfermedades del corazón pasan totalmente silenciosas, son detectables, haciendo los exámenes específicos cardiológicos que nos pueden ayudar. Por ejemplo, a través de una ecocardiografía podemos detectar enfermedades que pueden predisponer a la muerte súbita. Haciendo un electrocardiograma simple, podemos detectar enfermedades como arritmias del corazón que también pueden predisponer a la muerte súbita”.

Anualmente, los deportistas deben realizarse un chequeo cardiológico. Citando el caso de Chucho Benítez, futbolista fallecido hace dos años por complicaciones del corazón, Iván Salazar sostiene que tuvo una enfermedad coronaria que solo se hubiera podido evidenciar haciéndose una coronariografía, un examen invasivo que lo hacen generalmente personas bajo anestesia general. La falta de precaución y no asistir al médico pueden ser fatales.

Si una persona nunca ha hecho ejercicio y quiere empezar, lo ideal es que lo haga habituando su musculatura, sus articulaciones. “Respirando en forma profunda, con hambre de oxígeno y si es en un lugar abierto es mucho mejor. Luego podrá caminar rápido, todos los días”.

Si una persona ha sufrido un infarto, es recomendable caminar después de un mes, en forma progresiva, con un plan de rehabilitación, sin embargo un esfuerzo físico mayor está prohibido hasta que el paciente se estabilice.

“Una persona con una arritmia grave, con el corazón latiendo desordenadamente sin ritmo, se le debe estabilizar para autorizarle hacer esfuerzo físico, cualquiera que este sea”.

Álvaro Villa, licenciado en Entrenamiento Deportivo, precisa que existen muchos beneficios cuando una persona realiza ejercicios. Explica que se debe identificar el tipo de actividad que la persona desea realizar. “Si hace actividades aeróbicas como el trote, la caminata, ciclismo, natación… la persona tendrá un corazón mucho más fuerte, se mejorará la circulación y todo el sistema cardiovascular”.

Adicionalmente, el ejercicio ayuda a quemar grasa. “El cuerpo empieza a quemar grasa a partir de los 30 minutos de una actividad prolongada. Lo primero que quema el cuerpo son los carbohidratos y, lo último que quema son las grasas…”.

“El objetivo es que, de a poco, se incremente la actividad, en el caso de las personas sedentarias”. En cuanto a los deportistas, todos los días realizan de seis a siete entrenamientos, dependiendo el nivel y la meta que busquen.

Sobre el dolor que genera una jornada de ejercicio, siempre va a existir porque se da la rotura de fibras musculares, a nivel microscópico. La persona que recién inicia a ejercitarse va a sentir dolor de su cuerpo.

Álvaro Villa recomienda claves para disminuir el dolor: La primera es realizar un buen calentamiento, dos, hacer el ejercicio de manera leve, combinar ejercicios de piernas con brazos y diferentes partes del cuerpo. La tercera clave es realizar estiramientos al finalizar la actividad.

“Los músculos, con el ejercicio, están contraídos, tenemos que ponerlos en la posición normal y se evitan todas las molestias”.

No hay pretextos para no hacer ejercicio.

La hora adecuada es la que considere cada persona, de acuerdo con su tiempo. “Sin embargo, para deportistas de alto rendimiento la hora favorable son las 10:00 o las 11:00 cuando sus músculos están totalmente activos”.

Beber líquido es sumamente importante porque al hacer ejercicio la persona se deshidrata.

“Fortaleza cardiovascular, antiestrés, más inclusión con las personas, la parte social mejora, las articulaciones, tendones son más ágiles para mejorar la forma física. Son algunos de los beneficios de estar en actividad y mantenerse en forma.

La Organización Mundial de Salud, OMS, estableció al 6 de abril como el Día Internacional de la Actividad Física para difundir los beneficios de esta práctica por lo menos 30 minutos diarios. Tres a cuatro días a la semana es lo recomendable hacer ejercicio. Usted, ¿Qué espera para empezar?