Denuncian mala atención en asilo de ancianos de Otavalo

La muerte de don Segundo Alfredo Farinango, adulto mayor que residía en el Hogar de Ancianos “Susana Mancheno de Pinto” ha dejado una huella dolorosa en Gladys Farinango, una de sus siete hijos. Ella asegura que hubo un mal manejo en el cuidado del anciano por parte del personal de la Cruz Roja, institución que regenta el asilo, y una atención inhumana en el hospital San Luis de Otavalo.

Testimonio
“El sábado 11 de julio, por medio del chat de whatsapp nos comunicaron que dos abuelitos de la Cruz Roja han dado positivo al Covid 19. A las 23:00 recibí un certificado en donde me confirmaron que mi papá no estaba contagiado. Nos dijeron que estaba aislado porque estaba sano.

El lunes nos reunimos con Eduardo Molina, administrador de la institución, con quien hablamos sobre la forma en que vamos a cancelar las pensiones atrasadas, pero nunca nos informó que mi papá estaba enfermo”, aseguró Gladys Farinango.

La ciudadana asegura también que enviaron tabletas de Parectamol y Loratadina. “Nos informaron que mi papá está presentando un cuadro de resfrío, después nos dijeron que está con fiebre, pero nos explicaron que estos síntomas eran debido a una infección urinaria”, señaló.

La hija del fallecido asegura que el personal de la Cruz Roja llevó el viernes 17 a Segundo Alfredo Farinango hasta el hospital de Otavalo en donde falleció el sábado a mediodía. “En el hospital fueron inhumanos. Es un pecado morir un fin de semana porque no se cumple el protocolo. Mis sobrinas y hermano tuvieron que colocar el cadáver en el ataúd, aseguró.

Respuesta
El administrador de la Cruz Roja, vía telefónica aseguró que no se darán declaraciones sobre este tema pero en el hospital de Otavalo, Juan Echeverria, aseguró que en este y todos los casos se cumplieron los protocolos. “Nosotros cumplimos hasta el embalaje de los cadáveres. La colocación en el féretro, traslado al cementerio y la funeraria es un tema que no compete al ministerio de salud”.