Denuncian a una mujer por estafar con un departamento en anticresis

Ibarra. Una verdadera sorpresa se llevaron dos mujeres y un hombre cuando descubrieron que a la mujer que entregaron miles de dólares, a cambio de un departamento en anticresis, era una presunta estafadora, identificada como Carla J., con un amplio historial de denuncias en su contra.

La mujer, por medio de un anuncio clasificado, ofertaba un departamento en el tercer piso de una vivienda ubicada en la avenida Ata-hualpa y Ricardo Sánchez. Su amabilidad y agilidad en la realización de un contrato, siempre en la misma notaria, hacía pensar a sus víctimas que es una persona honorable, pero con el pasar de los días descubrieron la verdad.

Cuando se cansaron de esperar una respuesta, acudieron a la Fiscalía de Im-babura y se dieron cuenta de que no eran los únicos perjudicados, ya que la mujer utilizaba el mismo ‘modus operandi’ con otras personas.

Los perjudicados solicitaron que no se revele su identidad, porque temen a una represalia por parte de la denunciada, sin embargo contaron al pie de la letra sus historias y, coinciden, en que solicitaron créditos bancarios, que hasta el momento están pagando.

Los tres tienen pocas esperanzas de recuperar el dinero, sin embargo esperan que esta publicación sirva para que más personas no sean estafadas por la mujer. Además hicieron un llamado a los fiscales a cargo de las investigaciones, ya que mencionan que no les dan una solución visible a su denuncia.

Testimonio. Un hombre de 25 años de edad relató que en septiembre vio el anuncio en el diario y se contactó con la mujer, que le pidió que se dirija hasta su casa. “Salió y me dijo que ingrese, vi el departamento que es completo, tiene tres habitaciones, dos baños uno de ellos con ducha, sala, comedor y cocina, es en el tercer piso. Me pidió 6 000 dólares, yo no tenía esa cantidad y le pedí que lleguemos a un acuerdo de los

5 000 dólares y aceptó. Para que todo sea seguro le dije que hagamos un contrato, nos fuimos a la notaria y firmamos todo”, dijo.

Luego de realizar el trámite el hombre esperó los siete días acordados para la entrega del departamento, pero empezó su ‘calvario’.

“Comenzó a ponerme trabas, luego dijo que en una semana, luego 15 días. Justo hubo el paro nacional, dijo que los trabajadores no terminan su casa. Cuando ya me vi estafado, estaba indignado y me fui a preguntar a la notaria y ella tenía un sinfín de historial de estafas y abuso de confianza y me dijeron que vaya a poner la denuncia. Lo único que pido es que se haga justicia y deje de estafar a la gente, para ella es fácil obtener el dinero, para nosotros no, porque tuvimos que endeudarnos”, comentó el ciudadano tras creer que permanecería sin problemas en el inmueble durante tres años, como se firmó en el contrato.

Otro relato. Una realidad similar tuvo que vivir una mujer de 24 años, que con lágrimas en los ojos, cuenta que sigue pagando a una entidad bancaria USD 200 mensuales, tras la estafa.

El engaño fue el mismo, pero la historia empezó el 5 de diciembre de 2018.

Al igual que al ciudadano que mencionamos, a ella también le hizo ‘el favor’ de bajarle el precio del anticresis a 5 000 dólares, dinero que no volvió a ver.

“Le molestaba todos los días y me decía que tiene un negocio de choclos y que va a recoger el dinero, pero me cansé. Puse la demanda y me enteré que se dedica a eso, y hasta el día de hoy, luego de más de un año, no he podido hacer nada, tengo una boleta, pero no aparece. Hice un préstamo para una cooperativa por cuatro años, mi salario es de 400 dólares y vivo con la mitad por culpa de esta señora. Cuando le dije que le voy a denunciar me dijo: ‘tranquila, no importa, igual el caso se demora seis meses’. Ella es una cínica, no le importa nada”, concluyó la ciudadana en la entrevista.

Una nueva estafa. Deses-perada y sin tener donde vivir, terminó una madre soltera luego de caer en la misma trampa de la denunciante.

La mujer se diferencia de las otras dos personas porque ella si transfirió a la cuenta de la presunta estafadora los 6 000 dólares que solicitaba, sin pedir ninguna rebaja.

“Vi el anuncio en Facebook los primeros días de agosto de 2019, me contacté con ella, era muy amable, me dijo que me acercara para conocer, fui con mi novio y vimos el departamento y me dijo que costaba 6 000 dólares para tres años. Al día siguiente fuimos a la notaría, luego al banco y le hice la transferencia. Luego de eso me pidió que le diera tiempo, que su otra casa estaba en obra negra, yo tengo los mensajes, hasta tuvo el descaro de llamarme y preguntarme si voy a utilizar el garaje, yo le dije que no porque no tengo carro. Pasaron las semanas y por último me dijo que el 15 de noviembre vaya mi novio para darle el dinero, y dos días antes nos bloqueó. La última vez me dijo: ‘qué no tienes qué hacer, yo no soy desocupada, ya tienes tu abogado, ya me pusiste el juicio, qué me fastidias, ocúpate de tu vida, no de la mía’ y así terminamos”, relató la mujer.

Una de las perjudicadas llegó con una boleta de captura en sus manos, sin embargo mencionó que se le ha hecho imposible hacer que la fuerza pública aprehenda a la denunciada. Todos coinciden que en que la mujer se burla de ellos y, hasta el momento, no existe solución.