Democracias (IV)

juan rualesEntonces, al margen de su epistemología; ¿qué mismo es la democracia? Se supondría que un país democrático sería aquel en el que gobierna un partido político vinculado a las clases populares, como los partidos comunistas y socialistas.
Pero, salvo en Cuba, nuevamente, en el resto de países “democráticos” los partidos que ostentan el poder son precisamente los partidos de la derecha que por naturaleza están vinculados orgánicamente a las clases sociales poderosas, a la aristocracia y a las burguesías; y por ende, a través de ellas, a los grandes intereses del imperialismo que los maneja. ¿Son entonces esos países democráticos, aun cuando los “procedimientos” elaborados desde luego por ellos mismos, sean “democráticos?
La democracia se ha convertido en un término de tal manera promiscuo ideológicamente, que a su nombre él podemos designar y encubrir los más protervos actos de genocidio y vandalismo histórico. Ahora mismo, el país “más democrático” del mundo, se apresta a cometer un acto de terrorismo internacional con el silencio cómplice de las Naciones Unidas y el apoyo de su tercer patio trasero, los países de la EUE y de la OTAN para derrocar al gobierno democrático de Siria, en el afán de controlar, no solo el petróleo de todos los países árabes de la Media Luna; sino los pasos marítimos y mercados estratégicos, con la bandera corsaria de la democracia occidental y cristiana.
Y, a nombre de esos mismos principios democráticos, el gobierno de Obama viola los derechos humanos inclusive de sus propios ciudadanos, no se diga de los ciudadanos del mundo a quienes nos tiene a priori membretados de terroristas, hasta que no probemos lo contrario.
Entonces, hablar de democracia, es hablar de todo y hablar al mismo tiempo de nada. Cuando me preguntan sobre la democracia, yo respondo, ¿de cuál? ¿De la verdadera o de la “real”? ¿De la Occidental o de la de medio oriente? ¿De la socialista o de la capitalista neoliberal?

Juan F. Ruales
juanf_ruales48@hotmail.com