Delitos tributarios

Debemos aceptar que el régimen tributario en el Ecuador tiene grandes diferencias con las actuaciones de años anteriores. Los delitos tributarios ahora son menos visibles que antes y es porque se evidencia un mayor control y los mismos están penados con rigurosidad.

Antes era vox populi que la evasión, la doble contabilidad, las alteraciones en los datos financieros o simplemente la falta de cumplimiento de las obligaciones por compadrazgos  o presiones, se perdonaban. La defraudación es “todo acto doloso de simulación, ocultación, omisión, falsedad o engaño que induzca a error en la determinación de la obligación tributaria, o por lo que se deja de pagar en todo o en parte los tributos realmente debidos, en provecho propio o de un tercero, así como aquellas conductas dolosas que contravienen o dificultan las labores de control, determinación o sanción  que ejerce la administración tributaria”. Si partimos de este concepto, los delitos trtibutarios hoy en día, están penados hasta con prisión, para cada caso, entre 1 y 6 años como lo estipula el Art. 344 del Código Tributario. No debemos olvidar que la responsabilidad por los delitos cometidos recaerá, si es persona natural sobre él mismo y si es sociedad, sobre el representante legal y quienes tengan a su cargo control de la actividad económica de la empresa.