Delfín hace historia y es campeón de las manos de Pedro Ortiz

Por penales, Delfín de Manta derrotó a Liga de Quito y se convirtió, este domingo 15 de diciembre DE 2019, en el flamante campeón del balompié ecuatoriano gracias a un notable Pedro Ortíz que atajó tres penales.

Liga de Quito y Delfín de Manta empataron sin goles ante un escenario repleto en el estadio Jocay de Manta.

El control de la pelota la tuvo Liga en varios momentos del primer tiempo ante un dueño de casa que no salió con vocación ofensiva.

En un cotejo muy disputado en mitad de cancha, los albos intentaron llegar por las bandas jugando con Luis Ayala (por la izquierda) o José Quinteros (por la derecha), pero si eficacia.

Al minuto 23, Anderson Julio y Cristian Martínez Borja desperdiciaron, en dos oportunidades y en la misma jugada, la oportunidad de vulnerar la sólida defensa cetácea.

Esta fue la única jugada de peligro de la primera mitad. La zaga del Delfín liderada por William Riveros supo cortar cada una de las llegadas de la visita.

En tanto que en el Delfín sus mejores elementos no aparecieron en el ataque. Roberto La Tuca Ordóñez y Carlos Garcés lucieron poco participativos.

El segundo tiempo fue más intenso. Ambos equipos se animaron a subir al ataque haciendo el partido de ida y vuelta.

Robert Burbano comenzó a complicar a la defensa alba ganando en carrera por la derecha y levantando centros para los delanteros. Adrián Gabbarini puso la tranquilidad con sus manos.

A los 58 minutos, los albos tuvieron que reemplazar a uno de sus jugadores más explosivos, Anderson Julio abandonó el campo de juego por una distensión leve de ligamento interno y fue reemplazado por José Ayovi.

En un contragolpe, Jefferson Orejuela se aprovechó de un error de Williams Riveros, llegó al área rival, pero no logró eludir a Pedro Ortiz, desperdiciando la primera conquista.

Mas adelante Ortiz empezó a ser protagonista atajando dos pelotas con dirección a las redes, en los pies de Martínez Borja y Ayoví.

El calor manabita empezó a traer consecuencias en los jugadores, entre ellos, Edison Vega quien abandonó exhausto el campo de juego. Lo reemplazó Jordi Alcívar.

Al final del partido, el juez central no adicionó tiempo extra lo que fue reclamado por ambos entrenadores.

El empate sin goles determinó que el campeón se defina desde los lanzamientos penales y que tuvo en los guardametas a sus estrellas.

Por los manabitas anotaron López y Cangá y fallaron Piñatares, Noboa y Garcés.

Por los albos lo hizo solamente Alcívar fallaron Valencia, Caicedo, Borja, Orejuela.