Defienden a familia afectada por un allanamiento

Otavalo. Un allanamiento realizado en la comunidad Carabuela, el pasado 3 de julio, por una denuncia recibida a través de una llamada telefónica, en la que se afirmaba que en un domicilio de este lugar tenían armamento que supuestamente era comercializado a grupos irregulares se aclaró ayer en una asamblea comunitaria. Alberto Romero, presidente de Carabuela, aseguró que la familia a la que acusaron de este supuesto ilícito tiene el apoyo de todos los habitantes y autoridades de la localidad. En la asamblea el fiscal que realizó el allanamiento y miembros de la policía nacional aclararon el procedimiento.