Decoración con líneas

guiaIBARRA. En algunas habitaciones pequeñas funciona muy bien la pintura de rayas para hacerlas lucir más grandes. En el caso de las líneas verticales generan la ilusión de que las paredes son más altas y los techos quedan “más lejos”.

Color. Las líneas pueden pintarse de una multitud infinita de colores que generan gran cantidad de efectos. Desde colores neutrales y simples para crear ambientes tranquilos, hasta colores brillantes para generar un toque de impacto en tu habitación. Elige los colores que vayan con tu personalidad y lo que tu quieras plasmar.

 

Preparar las paredes. Lo primero es preparar la pintura, luego debes tapar las partes que no vas a pintar y dejar al descubierto las que sí pintarás. Para asegurarte de hacerlo correctamente puedes ir a la ferretería y comprar “cinta de pintor”, un tipo especial de cinta para crear líneas rectas. Esto evita que te “salgas” de las líneas y éstas queden perfectas. Una vez que preparaste la pared es tiempo de comenzar a pintar.

Pintando las líneas. Dependiendo del tamaño de las líneas lo mejor seguramente sea utilizar un rodillo. A menos que la línea sea extremadamente fina, en esos casos deberías utiliza un pincel. Una vez que la líneas del primer color están listas, debes dejarlas secar por 36 horas como mínimo, luego cubrirlas y pintar el segundo color.
Aunque pintar una habitación con líneas puede llevar más tiempo que hacerlo de un sólo color, cuando necesitas generar efectos y agrandar espacios este es un buen método para lograrlo.