Declaran culpables a cuatro otavaleños por un asesinato en Chile

Ibarra. El Cuarto Tribunal Oral de lo Penal de Santiago de Chile dictó un veredicto condenatorio por el delito de robo calificado con homicidio en contra de los otavaleños Cristian R. (20 años); Diego T. (21 a-ños); Olguer O. (22 años); y Jhonatan Ch. (22 años).

La víctima del hecho fue la chilena Margarita Ancacoy Huircán, de 40 años de e-dad, quien fue atacada y golpeada hasta su muerte, mientras se dirigía a su trabajo como auxiliar de aseo en el departamento de Ingeniería Industrial de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Chile, en la comuna de Santiago, según informaron los medios chilenos luego del asesinato.

Antecedentes. El delito se perpetuó a las 05:30 del lunes 18 de junio de 2018 mientras la mujer caminaba por la avenida República, luego de salir de su casa. Más o menos a la altura de la calle Domeyko fue interceptada por Cristian R. y Jhonatan Ch., el primero le golpeó en la cabeza con un trozo de madera, causándole un traumatismo encéfalo craneano grave, por lo que cayó inconsciente al suelo. Tras eso, siguió siendo golpeada por los dos sujetos, mientras Diego T., vigilaba los alrededores, y Olguer O., presenciaba la agresión a pocos metros.

Luego de la brutal agresión, le robaron una cartera que tenía 5 000 pesos (7,42 dólares) y un celular, mientras la mujer perdió la vida de inmediato.

El Ministerio Público de Chile y la Intendencia Metropolitana, solicitaron a los jueces cadena perpetua calificada para Cristian R. y Jhonatan Ch., y cadena perpetua simple para Diego T. y Olguer O. La lectura de la sentencia se realizará mañana, a las 13:00.

Familiares. La noticia cayó como un balde de agua fría a los allegados de los implicados, que residen en diferentes sectores del cantón Otavalo. A pocas horas de la muerte, el pedido de los familiares era que los jóvenes pudieran ser repatriados y pagar por el delito cometido en una cárcel ecuatoriana, pero su solicitud era casi imposible.

En declaraciones anteriores a Diario EL NORTE y ENtv, Luz María Quinchiguango, madre del ahora declarado culpable Jonathan Ch., pidió que perdonen a los imputados por el error cometido en Santiago de Chile.

“Por favor perdónenlos, perdonen a mi hijo, sé que debe pagar por el error que ha cometido. Solo pido un juicio justo y que permitan la repatriación a Ecuador”, dijo la desconsolada madre.

Del tema no se volvieron a dar declaraciones. Los familiares de los cuatro procesados se han negado a dar versiones públicas, luego del rechazo que tuvo el crimen a nivel mundial.

Después del hecho, Gustavo Velásquez, dirigente de la Fenocin (Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras) fue quien acompañó a las familias en un inicio del proceso, y aseguró que el temor de los allegados ha impedido que sigan con la causa.

“Ellos no quieren hablar públicamente y no saben qué va a pasar con sus familiares. De todas maneras nosotros estamos prestos para darles ayuda”, explicó el dirigente kichwa.

Situación en Chile. Este país alberga gran cantidad de ecuatorianos como migrantes. Específicamente los otavaleños y cotacacheños se dedican a la venta de artesanías. Varios de ellos sufrieron intentos de agresiones y ofensas luego del crimen. De forma xenofóbica los chilenos se referían a ellos, cuando se daban cuenta que pertenecen a la misma etnia que los autores del crimen de Margarita. Sin embargo la situación fue mejorando con el pasar de los días.