Declarada en emergencia unidad educativa Valle del Chota por el mal estado de su infraestructura

pagina 3

Ibarra.- La paciencia se agotó en un grupo de madres de niños de la unidad educativa Valle del Chota, ubicada en Carpuela. Ayer, ellas lideraron un recorrido en el plantel para mostrar el mal estado de la institución.


Vidrios rotos en los ventanales constituyen un peligro para los estudiantes, otras aulas en cambio no cuentan con puertas y, en otros espacios, los techos están a punto de desplomarse.
Ese es el panorama de la unidad educativa en la que el escenario se combina con patios descuidados y llenos de polvo y maleza.
El baño de los hombres no cuenta con basureros.


Tampoco existe dónde arrojar los desperdicios en los patios por lo que están esparcidos por todos lados.
El rector del plantel, Joel Chalá, prefirió no dar declaraciones, pues mencionó que no cuenta con autorización.
Otra de las preocupaciones es la calidad del agua que consumen los estudiantes, pues no es potable y la cisterna tampoco se encuentra en las mejores condiciones.


Las paredes de los alrededores están con orificios por donde los comerciantes venden los productos a los estudiantes.

En emergencia. El deteriorado estado de la unidad educativa Valle del Chota ha hecho que la institución sea declarada en emergencia, informó la directora distrital de Educación, Myrian Salgado. Agregó que en el tema de la infraestructura, la institución requiere una intervención integral urgente.
Precisó que solicitó la intervención inmediata, que se realizará con el presupuesto de 2018 y la actividad comenzará en marzo. “Hace falta sumar esfuerzos y poner en función a cada uno de los miembros de la comunidad educativa…”. Tras una reunión que se realizará el martes 19 de diciembre se conocerán los valores y los rubros que se necesitarán para la intervención total del plantel educativo. Tras un recorrido en planteles de otras comunidades, Myrian Salgado manifiesta que la UE. Valle del Chota es la que requiere más atención.

Las madres coinciden en que sus hijos merecen educarse en un mejor ambiente. “Nuestra aula está con los vidrios rotos, yo quisiera que pongan columpios, quisiera que mi escuela esté más limpia y bonita”, son los pedidos de Frixon, de 10 años, un niño que no pierde la fe en que su deseo se cumpla.

843 estudiantes asisten diariamente a la Unidad Educativa Valle del Chota. La infraestructura está muy deteriorada.