Decisiones

Conforme se va acercando el día clave, en el país se profundiza el análisis de las preguntas que forman parte de la Consulta Popular.

El gobierno, con el Presidente de la República a la cabeza y, la oposición, a través de sus distintas ramificaciones ideológicas y políticas, vienen recorriendo el país para convencer al electorado sobre los pro y los contra que todo esto encierra. ¿Hasta qué punto el análisis generalizado del pueblo va a llegar a legitimar el Sí o el No el próximo 7 de mayo?, es la inquietud presente. Hasta el momento, la generalidad del pueblo ecuatoriano no ha ubicado el escenario real y posible que conlleve a asegurar una alineación clara con una u otra opción. El Presidente de la República, en uno de sus enlaces sabatinos, criticó a varias entrevistadoras de televisión por dar criterios y analizar las enmiendas constitucionales en sus programas informativos o de opinión, aduciendo que “no son especialistas, ni conocen a fondo el aspecto jurídico y constitucional del país” como para dar tratamiento público sobre los temas de la consulta. Nos preguntamos: ¿en el país, los ecuatorianos, a los que se nos va a consultar sobre las enmiendas constitucionales, conocemos a ciencia cierta de que se trata todo esto? Entonces, hay una grave contradicción, lo que nos permite avisorar que el futuro todavía es incierto. La Consulta Popular hay que entenderla en su real dimensión, aunque la discusión política está en el escenario de si es constitucional o inconstitucional. Habrá que esperar para saber a ciencia cierta, cuál será en realidad el futuro del país.