Decisiones absurdas

juan rualesQue alguien me explique, el gobierno nacional está invirtiendo en Urcuquí lo que ningún otro lo había hecho en la historia ni lo volverá a hacer jamás. Pero no solo eso, en un santiamén, convirtió a esta querida ciudad imbabureña en una de las más importantes del país, cuando ni siquiera lo era en Imbabura y todavía más, está a punto de transformarle de ciudad feudal hasta hace un año, en la  ciudad del conocimiento, importante  no solo a nivel del Ecuador, sino de América Latina cuando esta siembra empiece a dar frutos, a nivel mundial.

Entiendo que se escogió esta ciudad y se le puso “Yachay” , entre otras cosas por la trascendente ancestralidad de esta bella tierra de culturas originarias exterminadas y/o invisibilizadas en flagrante violación de su patrimonio. Fue inteligente el alcalde que, para denotar precisamente este orgulloso origen, ubicó en el parque central un monumento, tal vez  artísticamente mediocre, pero que simbólicamente le devolvía a esta ciudad una pertinencia identitaria que la potenciaría como ciudad del conocimiento, ancestral y contemporánea. Pero, vaya absurdo, se ha cambiado este ícono identitario  por uno que representa la conquista del imperio feudal decadente hispánico; el anterior representaba la ecuatorianidad emergente. La fe religiosa de los urcuquireños si es genuina, no aumentará ni disminuirá con este o cualquier otro monumento, lo que si pasará es que los niños y los jóvenes que estaban recuperando su memoria histórica, ahora ya no tienen un ícono que les remita a ella, sino al momento del genocidio en el que los invasores pisotearon la cabeza de nuestros ancestros  y de sus llamadas por los conquistadores inquisitoriales “culturas herejes”. ¡Qué contrasentido! El Gobierno empujando la historia hacia un futuro con identidad pluricultural y acá retrocediéndola hacia el  superado pasado colonial.

 

Juan F Ruales
juanf_ruales48@hotmail.com