De los hechos, a las palabras

La Ley del Adulto Mayor se aprobó recientemente y con esto, el sector espera cambios positivos. Existe expectativa ante el cuerpo legal. Lo importante es que sea la sociedad quien demuestre respeto hacia seres que entregaron su juventud para engrandecer la patria. “Un país que no respeta a los jubilados no se respeta a sí mismo. Está lejos de la justicia y más cerca de la vergüenza. Los jubilados no reclaman ni necesitan compasión de nadie. Solo quieren respeto , gratitud y solidaridad”, escribió en su cuenta de Twitter el exdiputado Marco Proaño Maya. No es compasión, no es lástima lo que los adultos mayores necesitan; es la respuesta, el agradecimiento por lo que ellos en su momento hicieron para sacar adelante la sociedad, una sociedad que en ocasiones los lastima y discrimina. La Ley del Adulto Mayor contempla beneficios, sí, pero ojalá no solo quede en bonitas palabras y que se pase de los dichos, a los hechos.