Daule es el primer cantón que pide cambio a color amarillo

El cantón Daule solicitó al Gobierno pasar se color rojo a color amarillo en el semáforo epidemiológico luego que una semana en Ecuador se anunció  el paso de aislamiento a distanciamiento en lo que llamaron los técnicos una nueva normalidad.

En cadena nacional el Primer Mandatario, tras 52 días de cuarentena, anunció un plan de reactivación económica y solicitó apoyo a los alcaldes, pero ante la negativa de pasar de semáforo rojo a amarillo el gobernante  sigue entrampado con los municipio a quienes otorgó la potestad de decidir sobre este proceso.

El primero en anunciar su regreso a la normalidad fue el municipio de Daule, vecino de Guayaquil, la zona más castigada por la pandemia del coronavirus. Esta solicitud se hace en medio de una cifra que reporta 548 contagios en este cantón

“El alcalde de Daule y presidente del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Cantonal, Wilson Cañizares, junto a representantes de este organismo resolvió que desde el martes 12 de mayo rige el cambio de color de semáforo rojo a amarillo”, anunció este viernes el municipio por redes sociales.


Esta decisión sorprendió a los guyasenses  porque se trata del tercer cantón más afectado de la provincia considerada el epicentro de la pandemia en territorio nacioDaule tiene 130.000 habitantes, se encuentra al norte de Guayaquil, y es la cuarta ciudad más grande y poblada de la provincia de Guayas.”Recuerden ustedes que en amarillo solo se permite el transporte urbano e interparroquial, no el intercantonal, y son precisamente los negocios informales los que están pidiendo a gritos trabajar porque no están comiendo”, se justificó el burgomaestre  por redes sociales.

Ecuador, uno de los países del mundo que per cápita ha sufrido los embates del coronavirus con más fiereza, con casi 29.000 casos confirmados (después de limpiar casos duplicados) y más de 3.000 muertos, ideó el sistema de “semaforización” para que cada uno de los 221 cantones que componen el país pudiera seguir su propia velocidad hacia la normalización.

La reactivación de la economía parece crucial en un país que desde antes de la pandemia estaba en una situación financiera crítica, y que depende de las ayudas externas para poder financiarse.

En su cadena nacional del jueves, Moreno anunció que el país había recibido, o iba a recibir, 1.400 millones en créditos para reactivar la economía nacional, pero que para ello había que comenzar a cambiar el semáforo.

Por el momento, y con las manos atadas, el Gobierno informó este viernes que en el sector de la construcción comienza a verse una ligera reactivación, “siempre acatando los lineamientos establecidos por el COE Nacional”: uso de equipos tecnificados, mascarillas, gel desinfectante y hasta chequeos médicos diarios.