Daños en tuberías genera preocupación en vecinos de El Empedrado

Otavalo. Las rupturas y fugas de agua en Otavalo aún continúan. En el barrio El Empedrado, específicamente en las escalinatas, se ha identificado un problema en la tubería, pero al caminar unos metros más, se puede observar otra fuga.

Hace unas semanas en este mismo sector hubo otros problemas en las tuberías, el cual fue solucionado inmediatamente por los técnicos de la Empresa de A-gua Potable de Otavalo (E-mapaO).

Luego de la reparación de tubería en las calles Olme-do y Atahualpa se volvió a adoquinar la vía. Según los trabajadores de la municipalidad, en los próximos días la zona ya podría ser transitada.

Santiago Simbaña, presidente del barrio, explicó que la fuga de agua en las escalinatas ha quedado sin ser reparada desde hace unas dos semanas.

“Me da mucha pena porque algunos niños que pasan por aquí se refrescan con el agua que sale de la fuga, eso es un riesgo y un peligro para la ciudadanía”, agregó.

Preocupación. La situación en el barrio está “realmente caótica”, según Simbaña, las tuberías de agua potable son de cemento y considera que ya se deberían cambiar porque tendrían más de 30 años de uso.

De acuerdo a Simbaña, junto a la directiva del barrio tienen previsto acercarse hoy a las oficinas de la E-mapaO para mantener una reunión con los responsables de la empresa.

Pablo Paredes, director técnico de la EmapaO, indicó que luego del pregón por las fiestas del Yamor se han presentado varias anomalías en los sistemas de agua potable del cantón, pero agregó que coincidencialmente se debe a varios factores y uno de ellos es la afluencia de personas en las diferentes actividades.

Hace unas semanas, señaló que todos los sistemas de agua potable tenían los tanques de reserva bajos, “la gente estaba consumiendo muchísima agua”.

Problemas. A estos hechos, el director técnico de la EmapaO le sumó los incendios forestales.

Uno de los primeros problemas se registró en el sector de La Magdalena, donde más de cuatro zonas se quedaron sin el servicio casi 24 horas.

En Peguche también se quemó una bomba y fue reparada, según Paredes, “estábamos súper complicados”. En esa semana se reportó la fuga en el sector de Buenos Aires, se hizo la inspección y determinaron que no era prioridad.

“Es por eso que nos hemos demorado en atender una, dos o las fugas que hayan aparecido. Hemos tenido varios inconvenientes en la continuidad del servicio”, aseguró.