Damnificados quieren las casas ofrecidas

altIBARRA. El aluvión ocurrido la madrugada del martes 5 de abril dejó dolor, incertidumbre y desesperanza en los pobladores afectados de Tanguarín, y hasta hoy los  afectados se preguntan cuándo volverán a tener una casa propia donde vivir.

 El problema. Gladys Tugumbango junto a sus 8 hijos y su esposo habitaba en su casa en el barrio Santa Marianita de Tanguarín, desde que perdió su vivienda ha tenido que vivir en un cuarto que le prestaron.
“La ayuda ha llegado pero muy poco, lo dificil es vivir en un sólo cuarto prestado las 10 personas que forman parte de mi familia, la situación es desesperante, espero que la ayuda ofrecida llegue lo más pronto y no tenga que pasar otro mes”, dijo.

Mariana Farinango dijo “el terreno que entrega el municipio no nos gusta porque está junto a una quebrada queremos un lugar donde nos podamos sentir tranquilos”.

En la última sesión de concejo realizada el jueves pasado el municipio de Ibarra, resolvió que le da 8 días de plazo a la Junta Parroquial de San Antonio para que presente una propuesta oficial sobre el aporte que entregará para la compra del terreno donde se construirán las casas para las familias afectas por el aluvión de Tanguarín.

Hilda Herrera, concejala de Ibarra, dijo “hasta la fecha no hay una propuesta por escrito de la Junta parroquial de San Antonio  para resolver el tema de las viviendas de las personas afectadas por el aluvión”.

 Respuesta. Santiago Garrido, presidente de la Junta de San Antonio de Ibarra, dijo “nosotros como junta somos autónomos y la autonomía nos permite tener una autodeterminación de las resoluciones que se tome como junta, respeto mucho la decisión tomada por el municipio, pero los afectados no quieren el terreno del municipio y piden que la junta parroquial busque otro terreno.
Ayer la junta entregó un documento al gobernador Pedro Dávila y al Miduvi en donde solicitan que se declare de utilidad pública un terreno de 8000 metros aproximadamente ubicado en Tanguarín.