Luis Alfonso Churuchumbe mejora su condición de vida gracias a personas solidarias

Con aproximadamente 83 años de edad don Luis Alfonso Churuchumbe Anrrango, ha estado viviendo en una improvisada casa hecha de plástico y palos, en condiciones nada saludables, en Mariano Acosta.

Sin embargo, su sueño de al fin tener su propia vivienda se está haciendo realidad en medio de una pandemia que paralizó al mundo, pero que este gesto solidario no se ha obstaculizado.

Apoyándose de un bastón y acompañado de quienes hicieron posible este sueño, don Luis hace un recorrido por su nueva casa, observándola por todos lados.
¿Pero quiénes están detrás de esta escena solidaria? Juan Pablo Hidalgo, presidente del club de aventura Full Torque 4×4 Ibarra, que se fundó hace 15 años, es parte de esta iniciativa.

Explicó que los objetivos principales es hacer turismo de aventura, es recorrer parques naturales, páramos, y dentro de estas rutas pasan también por las comunidades rurales de la provincia. “En estos lugares a veces palpamos la situación de las personas, de cómo viven. Algunos con mucha déficit de varios servicios”.

Asimismo, añadió que otro de los objetivos como club es ejecutar la ayuda social. Es así que en varias épocas del año como en Navidad entregan juguetes, ropa y víveres a los niños de escasos recursos económicos que viven en distintas comunidades de Imbabura, Carchi y Pichincha.

Por las circunstancias que está atravesando el país y el mundo debido a la pandemia por el coronavirus, no han podido realizar estos recorridos desde febrero.

Juan Pablo contó que don Luis Alfonso vive en unas condiciones “feas”. Identificaron la necesidad de este morador de Mariano Acosta a través de un acercamiento entre conocidos.

Con 30 socios que forman parte de este club de aventura, organizaron una reunión virtual para analizar la situación de don Luis.

“El señor no tiene a nadie, no tiene hijos, ni hermanos, es solo. Alguna persona de la comunidad le había hecho una choza con paredes de plástico roto, duerme sobre unos palos, es una situación bastante fea”.

Instalaciones
Hidalgo mencionó que decidieron hacerle algo que mejore su condición de vida. “Tuvimos la ayuda de un habitante de la comunidad que decidió donarle un terreno pequeño”.
Entre los socios del club también hay un ingeniero, quien se encargó del diseño de la vivienda.

Los integrantes hicieron una lista de los materiales para empezar a ejecutar la obra, “decidimos hacerle una casita pequeña, pero buena y que se preste para que viva en mejores condiciones”. Aquí, don Luis también tendrá luz y agua.