Cupos para el colegio, un dilema

colegiosTULCÁN. Una vez que las inscripciones a Octavo Año de Educación Básica la realizarán los colegio por este año lectivo 2.012-2013, padres de familia están a la expectativa de conocer cuándo empiezan los registros y cuál será la modalidad para adquirir un cupo.

Incertidumbre. Patricia Rojas, madre de familia, dijo que obtener un cupo para su hijo a Octavo Año de Básica en Tulcán se complica porque la institución a la que pretende ingresar su hijo, no está en la misma jurisdicción de la residencia del menor.

Jaime Ayala, padre de familia, pide a las autoridades de Educación ampliar los cupos y permitir que los estudiantes asistan a los centros educativos por los cuales tienen afinidad.

Además, Ayala anhela que los colegios cuenten con los docentes necesarios e infraestructura adecuada.

Al respecto María Teresa Guerrero, directora provincial de Educación, quien ayer en la tarde mantuvo una reunión de trabajo con rectores y directores de los establecimientos de la provincia para informarles sobre la suspensión de las inscripciones a Octavo Año en las escuelas, responsabilidad que pasa a los colegios, la autoridad dijo que los registros empiezan de inmediato y finalizan el 15 de Agosto, fecha en que inician las matrículas y en septiembre la inauguración del nuevo año lectivo.

Guerrero dijo que las inscripciones serán bajo la modalidad de años anteriores, es decir, la designación de los cupos será sectorizado, según el sector donde resida el joven y el colegio que esté ubicado en esa área.

También estará garantizado el ingreso para aquellos que tienen hermanos en cursos superiores y estudiantes con excelentes calificaciones, como una forma de reconocer el esfuerzo realizado por los educandos, expresó la directora provincial de Educación.

Expectativa. Por su parte Edgar Cruz, rector del Instituto Tulcán, dijo que hay límite en el cupo, recibirán 35 alumnas por aula, toda vez que ubicar más afecta el proceso de aprendizaje de las estudiantes.

La autoridad recordó que años anteriores había 40 adolescentes por salón de clase lo cual era antipedagógico.