Cultura y tradición en el parque Simón Bolívar

artesaniasOTAVALO. Música, danzas, comedia y cultura se hicieron presentes en el escenario del festival de la Interculturalidad y la Plurinacionalidad. Otavaleños y turistas disfrutaron del evento.
Los alrededores del parque Simón Bolívar estaban llenos de cultura y emprendimientos de personas que querían dar a conocer sus productos.

Comida, arte manual y ancestral se observaba y degustaba en las carpas que tenían como objetivo dar a conocer a los artistas de Otavalo. Aproximadamente 100 personas mostraron sus productos a la ciudadanía.
El fin del proyecto fue Sensibilizar a los Otavaleños en el día de la interculturalidad y la plurinacionalidad, la importancia de llevar y a la práctica el ejercicio de hermandad, de respeto, de igualdad, de derechos y oportunidades a la vez concientizar de la buena convivencia cotidiana de las dos culturas, mestiza y kichwa, que habitan en el Cantón.
En los graderíos las familias disfrutaban del evento que se desarrolló desde las 10h00 hasta la las 18h00. “Compartir este tiempo en familia es enriquecedor para el vínculo de afecto con los más cercanos y se disfruta conociendo más de las culturas otavaleñas”, dijo Manuel Estupiñán, ciudadano de Otavalo.
En las carpas y puntos de venta existía variedad de productos. En gastronomía los visitantes se deleitaban con comida ancestral como: Champús, sambo, habas calpo, papas con cuero, papas con librillo, papas con menudo, papas con berro, hornado y colada de cuy, los otavaleños y turistas se deleitaban con el sabor exquisito de la sazón de los pueblos indígenas y mestizos.
Manualidades realizadas con tela, papel, madera, algodón, entre otros materiales eran elogiadas y adquiridas por los visitantes. “hay muchas cosas preciosas que se presentan en las carpas, el talento imbabureño es impresionante”, manifestó Génesis Guevara, turista nacional que compró y consumió en casi todos los stands.
El grupo musical “La Tuna” de la provincia de Pichincha causó sensación en el público, Grandes y chicos cantaron a todo pulmón la música interpretada por seis cantantes con instrumentos de cuerda, percusión y vientos.
La presentación de la danza del Centro de Arte Folklórico, estuvo acompañada con los aplausos de los presentes que al ritmo de la música movían sus cuerpos.
La entrega de medianos a las autoridades presentes se hizo en diferentes momentos del día. Inkary, grupo de danza de la Embajada de Bolivia, recibió un conjunto de productos ecuatorianos en agradecimiento por su participación en el evento.
ESCENARIO
Jóvenes de las unidades educativas del Cantón se hicieron presentes con pensamientos que incentivaban a vivir en armonía entre todos los ecuatorianos sin importar etnia, credo, condición social o posición económica, en sus discursos comentaron que lo importante es saber respetar el espacio y cultura de los demás.
El escenario se convirtió en una pasarela que mostró el significado de los ponchos y fachalinas del Pueblo Kichwa Otavalo, este fue un espacio de cultura y tradición.
El Ballet Ecuatoriano de Cámara, elenco contemporáneo, mostró su obra, “Tatuaje”, en su manifestación artística los espectadores se dejaban llevar por los movimientos y fuerza expresiva de los artistas.
Las artes marciales también expusieron su talento, el grupo BUDO demostró las habilidades adquiridas por jóvenes que con constancia y perseverancia lograron ganarse el cariño del público por las acrobacias y fuerza de su presentación.
“La interculturalidad y la plurinacionalidad se debe vivir con respeto a la cultura, gastronomía, danza y artesanía de cada etnia”, dijo José Cevallos, docente Otavaleño.