Culpables de transportar cocaína

p37f1IBARRA. Ángel M., de 34 años y Aldemar G., de 38 años de nacionalidad colombiana fueron sentenciados luego que se los detuviera el pasado 9 de abril de este año trasportando 351 mil 290 gramos de cocaína. Es decir, cerca de media tonelada de alcaloide.   

Antecedentes. En la fecha antes mencionada, personal de la Policía Antinarcóticos montaron un operativo luego que una fuente ciudadana los alertara que una volqueta escoltada por un vehículo modelo Vitara se aprestaba a transportar droga.

Luego de la alerta los agentes antinarcóticos se ubicaron en distintos lugares de la Panamericana norte. 
A la altura del botadero de basura (Socapamba) ubicado en la salida norte de la ciudad de Ibarra, los agentes observaron a una volqueta amarilla de placas PXV 0111 y a un Vitara color blanco de placas PBT-2256 se encontraban junto a la vía.
Al momento que los agentes se acercaron hasta lo vehículos, Aldemar G., se dio a la fuga siendo capturado a 200 metros del lugar.
Transporte. Luego de la captura los agentes trasladaron a los vehículos hasta las instalaciones del cuartel de Antinarcóticos ubicado en la parroquia Alpachaca. Ya en este lugar, los agentes solicitaron la presencia de los canes. Fueron ellos que en un inicio detectaron la presencia del posible alcaloide.
Luego de una minuciosa inspección se detectó que en la volqueta se encontraba camuflados 227 paquetes de cocaína con el distintivo de “Avianca” y 54 paquetes adicionales embalados en fundas plásticas color negras.
Por aquellas fechas, 15 días antes, según registró en su momento este rotativo, la Policía incautó en Imbabura 127 kilos con 985 gramos de cocaína que tenían el mismo distintivo `Avianca´.

 

Judicializados. Ángel M. y Aldemar G. llegaron ayer a la sala de audiencias del Tribunal Segundo de lo Penal de Imbabura.
Vestían ropas distintas a las que el día en que la Policía los presentó en rueda de prensa.
Varias personas llegaron desde el municipio de Puerres en Colombia, departamento de Nariño para respaldar a Aldemar quien salió de su pueblo natal hace 5 años y confirmar en la audiencia de juzgamiento de ayer, que él se dedicaba a ser conductor.
Según el imputado, fue por esta razón que luego de conseguir dinero en Ipiales se trasladó a vivir en dicho lugar.
Aldemar insistió que solo era conductor y que no sabía que trasportaba droga.
Sentencia. Los procesados fueron sentenciados culpables del delito de trasporte de droga. Esta infracción según el Código Penal es sancionada de 12 a 16 años. La defensa presentó pruebas atenuantes.