Cuidados profesionales en el hogar de ancianos

Otavalo. La historia del hogar de ancianos “Susana Mancheno de Pinto”, que administra la Cruz Roja cantonal, inicia en 1 991. Actualmente 40 adultos mayores, 30 de ellos indigentes, reciben atención diaria, profesional y personalizada en la institución.

Labor. La Cruz Roja cantonal de Otavalo es la única que cuenta con un hogar de ancianos en el país, así lo aseguró Eduardo Molina administrador de la junta cantonal de la Cruz Roja.

El hogar de ancianos funciona bajo un convenio que tiene la institución con el Ministerio Inclusión Económica y Social, MIES. “Atendemos a los adultos mayores con 5 comidas diarias, terapia ocupacional, rehabilitación física, psicología clínica, trabajo social, entre otros servicios que brindamos a estas personas”, dijo Molina.

El hogar de ancianos invierte anualmente alrededor de 300 mil dólares en las necesidades básicas de los adultos mayores y el pago del personal técnico y humanitario. “El convenio con MIES cubre estos valores pero, adicionalmente generamos actividades de autogestión que nos sirven para mantener el asilo y el voluntariado”, explicó el administrador.

Testimonio. Los ancianos reciben visitas de voluntarios de instituciones educativas con frecuencia.

“Trabajar con ancianos que pueden terminar abandonados es una labor loable que realiza la institución”, dijo Alicia Díaz, estudiante del técnico Imbabura.