Cuidado con el tiempo que pasan con las pantallas

Ibarra. Casi desde que nacen, los niños son consumidores de pantallas: tv, tablet, ordenador, teléfono móvil, consolas de videojuegos… pero necesitan límites, ya que un consumo excesivo o inadecuado puede afectar negativamente a su salud y a su desarrollo personal o escolar.

Uso excesivo. Al igual que ocurre con otros instrumentos de la vida cotidiana, los más pequeños precisan de normas para convivir con las posibilidades del mundo digital y deben ser instruidos acerca de un uso correcto y que no implique riesgos.

Un uso excesivo de pantallas conlleva problemas de salud, como alteraciones de sueño, irascibilidad, agresividad, más riesgo de déficit de atención, trastornos de alimentación, obesidad… Además, cuando los contenidos son inadecuados a su edad, pueden desarrollar comportamientos violentos o acabar teniendo una imagen distorsionada de la sexualidad.

Recomendaciones. La psicóloga Verónica Recalde dice que los menores de dos años no se deberían exponer nunca a pantallas, incluida la televisión, sin embargo, las estadísticas hablan de que más del 90% ya lo ha hecho en su primer año de vida.

El tiempo máximo de exposición a pantallas en niños de entre dos y cinco años es de una hora diaria, aunque lo ideal sería no sobrepasar los 30 minutos al día. Esto incluye televisión y otros dispositivos.

Los niños menores de 5 años deberían estar un máximo de una hora con pantallas, aunque lo ideal sería solo 30 minutos.