El cuidado de los atletas estuvo en manos de Roberto

IBARRA.- Hace más de 15 años, el profesional Roberto Vásquez Terán dejó su natal Ibarra para buscar un futuro mejor en Guayaquil. Con un título de nutricionista bajo el brazo, logró que varias instituciones le abrieran las puertas y poder trabajar junto a importantes deportistas del país.

Sin embargo jamás imaginó que llegaría a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, en donde la delegación ecuatoriana logró su mejor participación en la historia. A esto se suma que Roberto estuvo a cargo de los deportistas de marcha y maratón, que si bien, no lograron medallas, tuvieron entre sus filas a las ibarreñas Glenda Morejón y Karla Jaramillo, en su primera participación en la cita deportiva más importante del mundo.

Una vez culminados los Juegos, la delegación volverá al país en las próximas horas y Roberto explicó que se ha venido trabajando con los atletas, conforme fueron clasificando para los Juegos Olímpicos.

“En el caso de Glenda se realiza antropometría para ver su composición corporal, grasa, músculo y hueso, la parte bioquímica, datos que nos permiten evaluar y recomendar los porcentajes de nutrientes que varían según su plan de entrenamiento. Antes de su competencia también se juega mucho la carga de carbohidratos, porque son deportistas que corren 20 kilómetros o más, además de su hidratación. El control para ellos es importante antes, durante y después de cada uno de los entrenamientos”, mencionó el nutricionista.

Con respecto a Karla aseguró que la alimentación entre deportistas podría variar en cuanto a su composición corporal y su peso, por lo tanto, es balanceada, para las dos ibarreñas. Debemos jugar con los porcentajes de carbohidratos, dependiendo de la composición corporal, peso y plan de entrenamiento, así se van controlando los porcentajes de nutrientes”, aseguró el profesional al hablar de las locales.

“Vivo en Guayaquil hace 15 años aproximadamente, comencé mi trabajo en la Federación Deportiva de Guayas, luego pasé a la Federación Ecuatoriana de Judo, en donde hace ocho años trabajamos con Lenin Preciado, Estefanía García y Vanessa Chalá. Ahí estuvimos con un equipo multidisciplinario donde obtuvimos buenos resultados. Hace cinco años pasé a trabajar al Comité Olímpico Ecuatoriano, donde tuve la oportunidad de trabajar con Jeremy Peralta, en la disciplina de lucha, quien participó en los Juegos Olímpicos de la Juventud en Argentina, logrando una medalla de plata”, comentó.

Luego mencionó que estuvo en el equipo de César de Cesaré, en canotaje, que con mucho esfuerzo logró una medalla de plata para el país. “Para todo deportista es importante contar con un equipo multidisciplinario, ya que se sienten respaldados. En mi caso trabajar, especialmente con Glenda y Karla, es un orgullo, porque yo también soy ibarreño”, finalizó Roberto.

La delegación de atletismo contó con un equipo interdisciplinario específico que los acompaña en todo momento integrado por el jefe técnico Julio San Miguel, el médico deportólogo Juan Carlos Márquez, el fisioterapista Richard Despaigne, el nutricionista Roberto Vásquez, los entrenadores Julio Chuqui, Juan Chocho, Javier Cayambe, Carlos Vele y la asistente de prensa Manuela Santos.

Como parte de los protocolos de bioseguridad toda la delegación ecuatoriana se sometía diariamente a pruebas de saliva para detectar el COVID-19.