Cuida tu garganta

guia2IBARRA. La amigdalitis es una inflamación de las amígdalas, las masas de tejido carnoso que cuelgan a ambos lados de la parte posterior de la garganta, cuya función consiste en ayudar a luchar contra los gérmenes que entran en el cuerpo a través de la boca. Cuando se produce esta enfermedad, las amígdalas se engrosan o inflaman y adquieren un color rojizo, pudiéndose recubrir de una capa de secreciones amarillas, blancas o grises.

 

No lo olvides. Si la amigdalitis es de origen viral, tu organismo luchará contra la infección sin que sea necesario medicarlo. Si es de origen bacteriano, probablemente el doctor te recetará un antibiótico. En tal caso, deberás asegurarte de completar         el ciclo de tratamiento para prevenir posibles complicaciones. Si padeces amigdalitis frecuentemente (más de cinco a siete veces en un período de 12 meses) o tienes infecciones recurrentes a lo largo de varios años, es posible que el especialista considere la posibilidad de practicarte una amigdalectomía para extirparte las amígdalas.

Síntomas. Para saber si tienes amigdalitis pon atención a los siguientes síntomas que se te pueden presentar.    
– Dificultad para tragar.
– Dolor de oído.
– Fiebre y escalofríos.
– Dolor de cabeza
– Dolor de garganta que dura más de 48 horas y puede ser fuerte.
– Sensibilidad de la mandíbula y la garganta.
 
Evita la enfermedad. Para prevenir la amigdalitis, evita acercarse a personas que estén afectadas por esta infección o que tengan dolor de garganta. Asegúrate de practicar unos buenos hábitos higiénicos, lavándote las manos a conciencia y frecuentemente, y enseña a tus hijos a hacer lo mismo.