Cuida todos los detalles de tu vehículo nuevo

altLas piezas que sufren fricción tienen un ajuste muy apretado, y para que todos los órganos en movimiento adquieran la holganza necesaria, hay que rodarlos inicialmente con suavidad, para evitar que adquieran irregularmente este espacio o incluso que se produzcan averías por calentamientos parciales.

Fundamentos de cuidado.  Deben evitarse los cambios bruscos en la temperatura de funcionamiento y en la carga o esfuerzo del vehículo. Aunque actualmente los motores ya vienen rodados en bancos de trabajo, es bueno tomar una serie de precauciones, por lo menos hasta que se le haga la segunda revisión o se haya circulado con el automóvil al menos unas 6 mil millas. No pases por charcos a altas velocidades ni intentes derraparte, las llantas tienen una capa de barniz en la banda de rodadura que les resta adherencia, esta capa se elimina después de 500 kilómetros de rodadura.


Puntos críticos. ·  No apurar las velocidades máximas que permitan cada relación de marchas
·  No llegar a la banda roja del cuentarrevoluciones.
·  Evitar circular con el vehículo excesivamente cargado en recorridos largos.
·  Respetar el manual de mantenimiento del fabricante, para hacer las revisiones indicadas.
·  Revisar periódicamente los niveles y temperatura del motor, para detectar anomalías.
·  No llevar el motor despacio apurando las marchas, sino que se debe cambiar para que gire siempre a más de mil revoluciones por minuto, pero sin pasar de la mitad del régimen máximo normal.