Cubanos e imbabureños realizaron homenaje a Fidel Castro

cubanos

Imbabura no fue la excepción. La muerte de Fidel Castro, estremeció a los cubanos residentes en la provincia. La colonia caribeña se reunió ayer para sumarse a este luto de nueve días que vivirá la isla, tras la muerte del patriarca centroamericano.


Pero ellos no fueron los únicos que sintieron ese dolor. Un grupo de médicos ibarreños y otavaleños, que se graduó en la Escuela Latinoamericana de Medicina en La Habana, también expresó su dolor por el fallecimiento del líder.
“El Comandante y Cuba nos ayudó a formarnos como personas más solidarias, más humanas en nuestro ejercer diario”, destaca Gina Chamorro, actual otorrinolaringóloga del Hospital San Vicente de Paúl, quien vivió entre 2001 y 2012 en Cuba.
Fidel Castro, el padre de la Revolución Cubana y uno de los protagonistas del siglo XX, murió a los 90 años, antes de la medianoche del viernes, noticia que tomó ayer por sorpresa a Luis Álvaro Padilla, otro de los galenos que se formó en Cuba.

“No lo podía creer, me impactó mucho su muerte. Fidel, fue el hombre que hizo realidad no solo mi sueño, sino de todas las personas que nos graduamos en ese país”, lo dice con la seguridad del caso, Padilla quien pernoctó en la Isla entre el 2005 y 2011.
Castro irrumpió en la historia el 1 de enero de 1959 cuando, derrocó al dictador Fulgencio Batista, tras 25 meses de lucha en la Sierra Maestra.
Bajo su mando, Cuba protagonizó la crisis de los misiles, se convirtió en santuario de la izquierda latinoamericana, y envió a sus tropas a África para defender al gobierno izquierdista de Angola contra las fuerzas del apartheid sudafricano.

LUTO POR EL LÍDER
La brigada médica cubana afincada en Imbabura, se reunió ayer. Ellos se trasladarán mañana hasta la Embajada de su país, para mostrar la solidaridad ante el fallecimiento del líder.

David Ortiz, coordinador de la Misión Médica Cubana, asegura que no estaban preparados para este momento.
“Hoy desaparece físicamente nuestro Comandante, pero su legado y ejemplo de su formación revolucionaria continuará sembrada entre nosotros”, asegura.
Desde ayer los integrantes de la Misión Médica, están llenando el libro de condolencia que será entregado al cuerpo diplomático afincado en el país.
Alfredo Sotomayor otro de los médicos que laboran en el país, está consternado por el fallecimiento de su líder. “Para nosotros Fidel es inmortal. Físicamente nos ha dejado, pero su pensamiento e ideales perdurarán con nosotros”.
Fidel dirigió los destinos de los cubanos, para unos como un padre protector, para otros como un patrón severo y mesiánico. Bajo su Gobierno nació el 70 por ciento de los 11,1 millones de habitantes de la isla.
Elsa Elena Portelles no podía creer la noticia que escuchó en la mañana de ayer. “Fue muy triste. Para mí es un golpe muy duro. En esta casa siempre nos hemos mantenido con los principios revolucionarios. Sí, Cuba está de duelo, esta familia y esta casa también lo estará. Fidel será inmortal”, dice el ama de casa que lleva cerca de cuatro décadas viviendo en Ecuador.
El Gobierno de Cuba declaró nueve días de luto nacional. Las exequias del Comandante se celebrarán el 4 de diciembre en el cementerio de Santa Ifigenia.
La colonia cubana afincada en Ibarra, también se suma al duelo de su máximo líder.