Cuatro damas ecuatorianas van por las preseas en pesas

La halterofilia o levantamiento de pesas es uno de los deportes en los que, a priori, tiene depositadas más esperanzas la delegación ecuatoriana en los Juegos Olímpicos de Tokio, con cuatrocartas claras a luchar por el podio en categoría femenina que reúnen la historia de este deporte en las últimas décadas en algún caso, y, en otros, la esperanza de un futuro inagotable de éxitos.

Las deportistas
El equipo de trabajo que dirige Jorge Rivero fijó su base de operaciones para preparar al detalle la cita olímpica en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de León con el fin de pulir los últimos detalles con cuatro de sus aventajadas discípulas: Alexandra Escobar, Tamara Salazar, Neisi Dajomes y Angie Palacios.
Sobre todo en el caso de ésta última, a pesar de ser sus segundos Juegos -estuvo en Río de Janeiro con tan solo 18 años- llega con el cartel de favorita después de encabezar la clasificación mundial frente a sus rivales y tras acumular un palmarés más que destacado en todas las categorías menores e incluso también a nivel absoluto.

Una carchense
La carchense Tamara Salazar, quien a sus 23 años y en sus primeros Juegos Olímpicos tendrá como una de sus rivales a la española Lydia Valentín, después de que la halterista de Camponaraya, con la que ha estado compartiendo lugar de entrenamientos en las últimas semanas, se viera obligada a subir de categoría.
“Ha logrado tres medallas olímpicas y es una competidora con mucha experiencia, pero en la plataforma cada una da lo mejor de sí misma”, comenta. También para ella su compatriota Alexandra Escobar supone “una motivación y un ejemplo”, sintiendo, en igual medida, la presión de todo un país “que tiene los ojos puestos en nosotras, algo que es bueno y es un peldaño más para dar lo mejor como siempre”.