Se reorganiza el trabajo de la Cruz Roja en Imbabura

IBARRA.- El trabajo del voluntariado de la Cruz Roja Ecuatoriana no se ha detenido durante la pandemia del covid-19, al contrario, ha tomado mayor relevancia dentro de su misión de salvar vidas.

En lo que respecta a la administración de la Junta Provincial de Imbabura, en el pasado mes de febrero concluyó la vigencia del periodo del Directorio anterior, sin embargo, no se realizó la convocatoria para nuevas elecciones dentro del tiempo que correspondía.

En vista de esta situación, el Directorio Nacional de la organización ha delegado a Regina Gordillo como la encargada de realizar el proceso de transición, mientras se convoca a nuevas elecciones.

Para Gordillo, es importante “poder superar algunas situaciones que en la Junta se han dado, y especialmente, propiciar la unidad del voluntariado que permita llamar a un proceso de elecciones y que se nombre en el menor tiempo posible el nuevo Directorio Provincial de la Cruz Roja”.

Según explica, se ha avanzado en la parte administrativa y organizativa, y ahora esperan la convocatoria del Presidente Nacional para una reunión donde se pueda definir el proceso de elecciones.

En lo referente a proyectos, la Cruz Roja siempre busca la posibilidad de conseguir financiamiento para proyectos que beneficien a las comunidades.

Según Gordillo, en esta ocasión para Imbabura se ha determinado el apoyo para financiar un proyecto que buscará ayudar y mejorar las condiciones de vida de personas en situación de vulnerabilidad y personas en situación de movilidad.

“El proyecto tiene un año y medio de vigencia, cuenta con algunos componentes, y al momento estamos en el levantamiento de la línea base”, señaló.

El ámbito de trabajo de este proyecto es la parroquia San Francisco, cantón Ibarra, con quienes se ha mantenido reuniones para conocer de cerca la realidad de quienes viven día a día en el sector y la necesidad de apoyo que tienen en esta comunidad.