Crucita necesita ayuda

p38f1IBARRA. Crucita de 65 años de edad, en medio del dolor por sus enfermedades, vive sumida en la pobreza.

La mujer padece epilepsia y Parkinson. Ella tiene una cama que adaptó en el piso en para evitar golpearse cuando le dan los ataques epilépticos desde hace 10 años.

ACONTECIMIENTOS. La mujer no tiene los recursos para comprar los medicamentos que controlen su enfermedad. En promedio son seis ataques diarios que soporta. Ella toma una pastilla para la presión después de cada mareo.
Su esposo de aproximadamente 72 de años de edad, trabaja como obrero y el poco dinero que gana lo utilizan para comprar los víveres y pastillas para la presión. La mujer toma una pastilla después de cada ataque. La pareja de la tercera edad, pide ayuda a la ciudadanía. Las personas que padecen de epilepsia necesitan medicación diaria.

DETALLES. La semana pasada una especialista visitó a la mujer en su vivienda ubicada en el barrio Monserrat en Pimampiro, ella le realizó un diagnóstico médico.
Cuando Crucita sufre los mareos, se ha golpeado en  todo su cuerpo. La humilde mujer se dedica a los quehaceres domésticos.
La vivienda de la pareja es de adobe y el piso de tierra. Crucita desesperadamente pide ayuda a la ciudadanía, pues teme por un ataque epiléptico pueda tener una mala caída que le deje secuelas más graves.