CRUCE DE fuego EN ZONA DE FRONTERA

Zona Norte.- Los dos militares que fueron heridos en la frontera con Colombia llegaron ayer al hospital militar de Quito. El ministro de Defensa, Patricio Zambrano, los visitó y luego informó que se encuentran estables. Además confirmó que fueron atacados durante un patrullaje en el sector fronterizo de El Pan, en Esmeraldas.

Los  primeros auxilios.   Según información del Ejército, tras el enfrentamiento con disidentes de las FARC, los soldados recibieron los primeros auxilios en El Pan. Luego fueron trasladados en helicóptero hasta San Lorenzo. En esa ciudad fueron evaluados y ayer en la mañana salieron en un avión que los transportó a Quito. Ahora los dos soldados se recuperan bajo la observación de médicos especialistas.

Fotos falsas en las redes.
Tras este acontecimiento, en redes sociales circularon imágenes de uniformados con heridas graves que no pertenecen a los efectivos ecuatorianos, según aclaró el Ministerio de Defensa.
Mediante un comunicado, publicado ayer en su portal web oficial, la Cartera de Estado aseguró que las imágenes que circulan en redes “no corresponden a la realidad, atribuyéndolas a uniformados ecuatorianos”. El hecho al que se refiere el Ministerio de Defensa, en su comunicado, fue un ataque por parte de disidentes de las FARC con un mortero artesanal, mientras los militares patrullaban el sector norte de Esmeraldas.
Existen antecedentes. El sábado pasado, en cambio, se produjo otro incidente, en el mismo sector de El Pan, que dejó un detenido para investigaciones.
El pasado 27 de enero se registró un atentado terrorista en un cuartel policial de San Lorenzo, que si bien no cobró víctimas mortales sí dañó la infraestructura de la zona.
El sábado 17 de febrero se produjo un enfrentamiento cuando los militares se habían internado en la selva para patrullar la frontera. Oficiales confirmaron que los armados ilegales abrieron fuego y fueron forzados a replegarse en medio de una balacera. Un hombre que daba seguridad a otros que se retiraban del sitio no logró huir; fue capturado. Tras el tiroteo, los soldados informaron del hecho al Comando Operacional número 1 Norte y desde allí la comunicación se dirigió al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. Entonces, se ordenó que se internaran a la selva otros equipos de refuerzo.
A El Pan también llegó el fiscal de turno, para recibir al sospechoso capturado, que ahora es investigado. La idea es determinar si pertenecía a grupos disidentes de las FARC o a redes ilícitas dedicadas a actividades delictivas en la zona.