Cristina Hermosa, una profesional a carta cabal

Otavalo. Un cáncer a los ganglios, enfermedad contra la que estaba luchando desde hace dos años, le quitó la vida a María Cristina Hermosa(+). La doctora en jurisprudencia destacó en su trabajo y tenía un futuro prometedor en el ámbito político, así lo aseguran sus familiares.

Su trabajo. María Cristina Hermosa siempre estuvo ligada a los temas ciudadanos y políticos del cantón y la provincia.

Se desempeñó como comisaria municipal en Otavalo hace aproximadamente siete años.

Fue parte del Ministerio de Relaciones Laborales, también fue candidata por Avanza como segunda asambleísta y últimamente se estaba desempeñando como administradora general del municipio del cantón Ibarra.

Familia. María Cristina fue hija de Nicolás Hermosa y Lucía León. Lucía y Carmen Elena fueron sus hermanas con las que compartió su vida en su natal Otavalo. En sus 41 años de vida procreó a dos hijos. El menor tiene apenas cuatro años de edad y su primera hija está cursando la universidad.

Estaba casada con Freddy Jaramillo, destacado profesional otavaleño.

Personaje. “Deja un vacío muy grande porque ella estaba con visión a convertirse en una destacada figura política y pública en Imbabura. No solo por su don de gente y su carisma, sino también por su desempeño profesional en todos los cargos que ha actuado. Es una pérdida grande para la provincia puesto que era un joven valor que estaba ligado a la política”, dijo Jorge Valdospinos Castro, cuñado de la fallecida.

Fallecimiento. En los últimos dos años combatía contra la enfermedad que afectó a sus pulmones. Sus familiares explicaron que Cristina Hermosa tenía que realizarse constantes chequeos médicos en la ciudad de Quito para controlar el cáncer, pero últimamente empezó a tener problemas de falta de respiración.

En uno de estos controles la enfermedad no dio tregua y cegó la vida de Hermosa.