Creyentes de toda la provincia dieron muestras de su fe

Urcuquí. La devoción hacia la imagen de la virgen del Carmen en la parroquia Pablo Arenas de este cantón convocó a centenares de fieles de todos los rincones de la provincia de Imbabura. El pasado fin de semana, la población celebró los 50 años de la coronación de esta imagen.

Tradición. La fe hacia la imagen de la Virgen nace hace más de 100 años, explica Fernando Medina, párroco de Pablo Arenas, cuando una familia española trajo por primera vez

esta imagen y luego de varios años, un sacerdote, también español, trajo una imagen de la Virgen del Carmen desde España y la colocó en el templo parroquial. Desde ese entonces, centenares de creyentes llegan hasta la parroquia para ofrecer sus plegarias a la imagen que es considerada milagrosa.

Celebración. En Pablo Arenas uno de los eventos más tradicionales es la peregrinación de Ibarra hasta la iglesia parroquial con la imagen de la virgen. Según datos históricos, esta caminata nació de la iniciativa de la familia Morales de la colonia de Pablo Arenas residentes en Ibarra en agradecimiento por un milagro recibido y es realizada por todos los devotos todos los días 15 de julio.

Este año, la caminata dio inicio con alrededor de 500 personas que partieron desde la ciudad de Ibarra. En otro aspecto, el presidente del gobierno parroquial, Martín Maldonado, dio a conocer también sobre los trabajos que se han ejecutado conjuntamente con el gobierno municipal de Urcuquí para la culminación del “Balcón de Imbabura”, obra en la que se invierte más de 20 mil dólares, según Maldonado. “Los aportes para esta obra son del gobierno municipal de Urcuquí en coordinación con el gobierno parroquial”, dijo Maldonado.

La celebración se conjuga con las fiestas del maíz que festejan en esta parroquia hace 50 años con actividades artísticas y culturales.

La población de Pablo Arenas cargó en hombros a la imagen de la Virgen del Carmen.