Créditos se ven afectados por la falta de liquidez

Quito/Ibarra. Los depósitos en el sistema financiero nacional tuvieron un crecimiento de 2 % durante el 2018, sin embargo, aunque podría ser un porcentaje positivo, la preocupación es que dicho crecimiento fue mucho menor al de la cartera de crédito que fue del 11%.

Liquidez. “Esa brecha tan grande, entre lo que creció la cartera de crédito y lo que crecieron los depósitos, no pueden mantenerse permanentemente. Eso se mantuvo porque los bancos, sobre todo en 2016, habían acumulado mucha liquidez y no tenían mucho a quién prestar por lo tanto pudieron aguantar desde mediados de 2017 y todo 2018 con este ritmo de créditos que fue muy superior al crecimiento de los depósitos”, explica José Hidalgo Pallares, director de la Corporación de Estudios para el Desarrollo, Cordes.

Análisis. Para este 2019 la perspectiva es que los depósitos no aumenten tanto sino que se mantengan en niveles similares al año pasado. Según explicó Hidalgo, se debe a que en los últimos años se determinó que el crecimiento de los depósitos en buena medida respondía al aumento del crédito público, es decir, del financiamiento que conseguía el Gobierno en el exterior o a través del Banco Central. “En lo que se refiere a la deuda externa estamos viendo con la última emisión que al Ecuador le va a resultar bastante difícil conseguir o levantar recursos en el exterior salvo que haya un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que garantice una mayor llegada de recursos desde el exterior. En lo que se refiere a los créditos del Banco Central afortunadamente se prohibieron en la Ley de Fomento Productivo y por lo tanto ya no son una vía que tiene el Fisco para seguirse financiando”, detalló.

¿Aumentar intereses? Los medios nacionales han plateado que un aumento de la tasa pasiva, que son los intereses que los bancos pagan a sus clientes, podría ser una solución.

Sin embargo, de acuerdo al directivo de Cordes, esta medida debería ir acompañada de un crecimiento en la tasa activa porque de otra forma los bancos estarían reduciendo sus márgenes. “Podría ser factible por ese medio atraer más dinero en depósitos pero tal vez esto tendría una consecuencia negativa en la actividad. Si ese incremento, en los intereses, tiene un crecimiento en la tasa activa entonces las personas o empresas que piden un crédito deberían pagar un interés mayor y eso sin duda afectaría también al consumo”, señaló Hidalgo.

Servidores públicos. Andrea Tobar, asesora de crédito de una entidad financiera de la ciudad, comenta que ya están tomando medidas para no arriesgarse. “En este momento hacemos una revisión de requisitos de una forma más detallada. Por ejemplo, si son empleados públicos de instituciones que harán recorte de nómina, debemos verificar si tienen propiedades o algún patrimonio que pueda ser la garantía para su crédito. Esto ya es parte de los requisitos pero nos han pedido que constatemos y hagamos un avalúo de dicho patrimonio”, dice y añade que se dará prioridad a quienes no tengan deudas con la finalidad de que puedan cumplir con su obligación.

EL NORTE intentó contactarse con Juan Pablo Erraez, director económico de la Asociación de Bancos del Ecuador, Asobanca, pero hasta el cierre de esta edición, nos explicaron que se encontraba en una reunión.

Si bien es cierto no se habla de que hay una disminución de depósitos, el porcentaje de crecimiento no es muy alentador.
Para que exista una buena liquidez es necesario que haya mucho más depósitos que créditos.
Algunos ciudadanos manifiestan que años atrás sus cartillas de banco tenían varas transacciones de ahorros pero ya no es así.