Cpomprando en Ipiales, pero hecho en Ecuador

ipiales“Hecho en Colombia”; esa parecería ser razón suficiente para considerar un producto de buena calidad. En el segundo semestre de este año ha sido el único parámetro que miles de turistas ecuatorianos toman en cuenta a la hora de comprar. Pocos se detienen a comparar precios y revisar el material, pues la devaluación de la moneda colombiana en relación al dólar es el argumento final para gastar en la vecina ciudad.

PRODUCTO NACIONAL
La época navideña, pese a la crisis económica del país, no ha disminuido la afluencia de compradores del Ecuador en Ipiales y Pasto; esto ha hecho que en varios locales de esas ciudades colombianas se generen “engaños” por llamarlos de alguna manera.
Es el caso de Tatiana Vásquez, compradora tulcaneña, quien dijo que hace unas semanas compró ropa de bebé en Ipiales atraída por el precio. Su sorpresa fue cuando al llegar a casa y detallar bien en su adquisición se dio cuenta que la ropa tenía etiqueta ecuatoriana, de una reconocida marca de Atuntaqui-Imbabura. Tatiana reflexionó que la novedad del diferencial cambiario hace que muchos compren sin reflexionar, pues dijo, que pudo observar que en un local de Tulcán estaban las mismas prendas que compró en Ipiales y a un precio similar. La diferencia dijo “hubiera sido que me evitaba los pasajes a Ipiales y las largas filas en los locales”.

‘FALSIFICACIONES’
Desde luego no se trata de algo que ocurra en todos los locales, pero sí hay casos. Por ejemplo, Santiago Estrada, turista ibarreño, llegó a Ipiales el fin de semana para comprar calzado, pero se desanimó porque dijo sospecha que es falsificado. Santiago se denomina conocedor del tema y a su juicio, el material no es el mejor, “son falsificaciones”, aseguró. En Ipiales los propios habitantes rumoran que hay mercadería textil ecuatoriana. Hay incluso quienes afirman que se cambian las etiquetas para convencer al comprador.
De acuerdo a Jonatan Cadavid, importador de textiles desde Bogotá, un comprador debe evaluar la calidad de tela, el detalle de los accesorios como cierres, botones cinturones que cuando son originales vienen contramarcados. En el caso del calzado, Jairo Estupiñán, comerciante de un reconocido local ipialeño señaló hay que tomar en cuenta el material y la suela y más aun evitar comprar en la calle.

ENCARECIMIENTO
No conforme con esta posible falsificación de los productos, se suma el encarecimiento de los artículos. De acuerdo a Harold Delgado, presidente de la Cámara de Comercio de Ipiales, la devaluación constante del peso colombiano ha generado un proceso de inflación en Ipiales que ha terminado encareciendo los productos. Según Delgado a nivel de Colombia se habla de una inflación del 6.5%, pero asegura que en Ipiales esto es superior y dice que podría hablarse de un 10% de inflación. Es más, asegura que esta inflación se refleja en los productos de primera necesidad; otro segmento preferido por los ecuatorianos.
Los turistas empacan por cientos el papel higiénico, detergente y demás insumos de limpieza, que, han encarecido sus precios. Delgado dice que en estos productos ya empiezan a escasear en Ipiales por lo que su precio aumenta, pero el ecuatoriano sigue comprando. Doris Vela, moradora del centro de Ipiales dice que si bien la ciudad tiene movimiento económico gracias a los ecuatorianos, también sienten perjuicio por el encarecimiento de todos los productos, pues dice a ellos como habitantes no les alcanza a pagar lo que los turistas cancelan sin protestar.
Explica, que antes en el centro de Ipiales un almuerzo podía conseguirse hasta por 4000 pesos; (cerca de 1.70 dólares); sin embargo, ahora, por la afluencia turística dice, no hay almuerzos por menos de 10 mil pesos (3 ,50 dólares). “A nosotros no nos alcanza eso, el ecuatoriano paga sin quejarse e incluso paga en dólares, pero para los que vivimos aquí es inaccesible”, dice. Igual situación ocurre con taxis, hoteles, restaurantes, servicios que los fines de semana colapsan.

TECNOLOGÍA
También en la compra de tecnología es necesario mantener precaución. Así lo explican los propios asesores de diversas marcas en grandes locales comerciales, pues en el caso de los televisores no todos pueden funcionar en Ecuador. Esto se debe a que en Colombia los equipos de televisión vienen adaptados para Televisión Digital Terrestre, sistema que en Ecuador aún no funciona, pues se mantiene el sistema análogo, por lo que estos televisores en Ecuador necesitarían un decodificador para la señal. De ahí el por qué algunos televisores son más baratos. En el caso de los celulares también es muy popular que sean equipos móviles de doble chip, cuya duración y calidad no es la mejor. De acuerdo a las cifras de la Cámara de Comercio de Ipiales, las compras de los ecuatorianos en Nariño han crecido a los 1300 y hasta 1400 millones los fines de semana.