Coworking, otra alternativa para el negocio en Ibarra

coworking

IBARRA. “Vive sin límites sueña sin miedos”, es una de las frases escritas con rojo y negro, que forma parte de la decoración de la oficina donde los emprendedores pueden reunirse para realizar negocios, es coworking.

Este término es reconocido en el año 99 aproximadamente y en el 2005, en San Francisco, California, se desarrolló un punto de encuentro donde están los freelance (gente independiente).

Allí empezaron a compartir una oficina. El coworking es co-trabajo, espacio en donde hay todas las prestaciones como una sala interactiva, sistema de audio y video. Infocus, pizarras y todas las herramientas que necesita una oficina.

La ciudad Blanca ya cuenta con este espacio desde hace dos meses aproximadamente, está ubicado en el último piso del edificio de la Rosalía Suárez.

Carlos Espinosa es comunicador, publicista, diseñador, auditor, y uno de los socios del coworking. Cuenta que esta idea nace tras la necesidad de poder hacer una reunión de trabajo en la ciudad y no contar con el espacio.

“Cuando vas a un hotel o restaurante y consumes una botella de agua como que pasa el tiempo y no tienes la libertad para desarrollar un reunión, o necesitas un poco más de privacidad para el tema que vas a tratar”.

“Esto ya se estaba realizando en Quito y en Guayaquil, vimos que era una buena alternativa para nuestra ciudad y para la provincia”.

Este espacio lo pueden usar por minutos, horas, días y tiene su valor económico. Espinosa asegura que cuenta con los precios más bajos a nivel nacional.

En una hora obsequian botellas de aguas y tiene un valor referencial de seis dólares, teniendo alternativas de servirse frutas o bebidas, sin la necesidad de pagar adicionalmente.

“Hemos visto la necesidad de que tengan un punto para que puedan interactuar entre empresarios y emprendedores”.
Carlos ha analizado que en estos últimos tiempos los ecuatorianos e imbabureños: “tenemos ese arranque de emprender”.
“No teníamos dónde reunirnos, dónde desarrollar las reuniones con nuestros clientes, dijimos, por qué no hacerlo solo para nosotros sino también para el resto de personas que lo necesitan…”.

El coworking debe cumplir con algunos puntos, uno de ellos es que tiene que funcionar en un lugar central y de fácil acceso para las personas.

Aquí se pueden realizar reuniones para compartir ideas de emprendimientos. Carlos Espinosa dice que también hay la alternativa de asesoramiento.

Coworking: profesionales de diferentes sectores, autónomos, emprendedores y empresarios comparten el mismo espacio físico para trabajar en sus proyectos.

Este término no solo es compartir, es pertenecer a una comunidad de individuos que están abiertos a intercambiar ideas, proyectos y conocimientos.