Cosecha femenina rinde sus frutos

pag-3 2La Plazoleta Francisco Calderón es el escenario en el que diez mujeres de comunidades de la parroquia La Esperanza realizan la venta de sus cultivos.

Habas, papas, quinua, fréjol, melloco, choclo, maíz, y cebada, son algunos de los productos que se encuentran a la venta desde ayer. No son parte de alguna asociación, pero lograron una oportunidad para realizar la venta de la escasa cosecha con la que cuentan. Realizarán la comercialización de sus cultivos hasta este jueves 24 de marzo. La venta inicia a las 06:00, hasta la hora en la que venden todos sus productos. María Antonia Simbaña, de la comunidad de Chiriguasi, llegó con habas y choclo hasta la plazoleta. Gertrudis Quilca, mientras borda un motel, explica que los productos se venden desde el costo de un dólar. Gertrudis llegó con papas cosechadas en su terreno. Es optimista y espera la colaboración ciudadana para llegar a su hogar con recursos que ayudarán a su familia. Las mujeres cuentan con apoyo del Gobierno Parroquial de La Esperanza y de la directiva de la comunidad para poder contar con un espacio para vender. “Como ahora no llueve no tenemos tantos cultivos, la situación no es tan fácil. Tenemos agua de riego pero no alcanza”, recalca María Antonia. Hasta la víspera de Viernes Santo, las agricultoras ofrecen algunos ingredientes para preparar el tradicional plato de la fanesca. María Mugmal ofrece mellocos, hasta antes del mediodía de ayer solo le quedaban dos fundas de un dólar. Ella menciona que, aunque no hay tanta cosecha debido a la ausencia de lluvia, lo poco que les da la tierra les sirve como un sustento diario para llevar a sus hogares. (CAH) Gertrudiz Quilca (d) una de las agricultoras que oferta sus productos en la plazoleta Francisco Calderón