Cortarán el agua si no liberan a sus vecinos

13TULCÁN. Los habitantes de la parroquia de Tufiño, en el cantón Tulcán, se muestran inconformes con la detención preventiva de dos jóvenes de este sector, acusados de presunto transporte de sustancias sujetas a fiscalización.

El hecho se registró el pasado 28 de abril en la vía Tulcán-Tufiño, cuando estas dos personas fueron interceptadas por la Policía conduciendo un camión con supuestos sacos de fertilizantes. Tras una inspección, según detalló César Escobar, jefe de Antinarcóticos del Carchi, en rueda de prensa, efectuada el viernes 29 de abril, se pudo determinar que dentro de los sacos con logos de fertilizantes había cloruro de calcio, sustancia que puede ser usada para la elaboración del clorhidrato de cocaína, razón por la que está sujeta a fiscalización.


Desde ese entonces como parte del proceso de investigación están detenidos dos hombres de 25 y 30 año aproximadamente, ambos hermanos. La semana pasada se realizó una audiencia a la que asistieron cerca de 150 personas de Tufiño en respaldo a sus vecinos. Una de las moradoras que prefirió no identificarse señaló que conocen a los jóvenes y aseguró se trata de personas honradas, razón por la que dijo toda la comunidad se siente indignada por la privación de su libertad.
Otra de las vecinas comentó. “Ellos pensaron que era abono porque eso decían los sacos, quién iba a pensar lo que había dentro”, dijo indignada la moradora.

PRESIÓN
La audiencia culminó cerca de las 11 de la mañana, tras dos horas, sin embargo el juez, así como los jóvenes junto a un grupo policial no pudieron abandonar la sala sino hasta dos horas después, esto debido a la presión de los pobladores que exigía la libertad de los dos muchachos. El padre de los detenidos también se refirió al hecho al decir que sus hijos son inocentes y que incluso ellos ya habrían dado los nombres de dos personas que los contrataron para hacer esa carrera. Solicitó a las autoridades que hagan la correspondiente investigación para detener a los verdaderos culpables ya que sus hijos, dice fueron engañados. Los moradores se mostraron molestos y señalaron incluso que podrían cortar el agua que viene desde Tufiño a Tulcán como medida de presión. Ernesto Tatamués, teniente político de la parroquia confirmó ayer que la gente no desecha la idea de dejar sin agua a Tulcán hasta que los jóvenes queden libres.