Correa en primera visita a Turquía

ANKARA. El presidente Rafael Correa, llegó ayer a Ankara para iniciar la primera visita oficial de un jefe de Estado ecuatoriano a Turquía, durante la cual espera firmar acuerdos que potencien la exportación del banano, lastrado ahora por los elevados aranceles que impone el país eurasiático

LLEGADA. Correa aterrizó a las 19.00 GMT, con varias horas de retraso, en el aeropuerto de la capital turca, donde fue recibido por el ministro de Finanzas, Mehmet Simsek. Anunció que uno de los principales motivos de la visita es negociar mejores condiciones para la exportación del banano y del camarón ecuatoriano, según informó Christian Ortega, coordinador de prensa de la presidencia.

BANANO. “El presidente Correa añadió que se alegraba mucho de volver a pisar Turquía, ya que había visitado el país durante la época en la que estudiaba en Lovaina (Bélgica)”, explicó Ortega.
Algunos medios locales se han referido a este viaje oficial como “la visita del banano” y el propio Correa ha indicado que las tarifas aduaneras turcas para este producto son “las más altas del mundo”, al situarse en el 140 por ciento.

AGENDA. La agenda oficial arranca hoy con una visita al mausoleo del fundador de la república turca, Mustafa Kemal Atatürk, donde Correa depositará una ofrenda floral, para dirigirse luego a la recepción que dará en su honor el presidente turco, Abdullah Gül.
Tras la reunión, los dos mandatarios firmarán varios acuerdos centrados en la

colaboración cultural, turística, educativa y de medio ambiente, así como un marco general de cooperación, detalló Ortega.

CANCILLER. Horas antes de la llegada de Correa, el ministro de Relaciones Exteriores, Ricardo Patiño, se reunió con el ministro turco de Comercio, Zafer Çaglayan, con quien conversó sobre las relaciones comerciales entre ambos países.
“Trabajamos intensamente a favor de un acuerdo de libre comercio con Mercosur, la Comunidad Andina y Centroamérica”, declaró Çaglayan.
Por el momento, añadió, las relaciones políticas y comerciales entre Turquía y los países latinoamericanos son “débiles”, pero prometió que esta visita del presidente Correa ayudará a “elevarlas al máximo grado”.