Corporación 31 de diciembre, un orgullo

El musical tic–tac del reloj ha comenzado a sonar ya en cuenta regresiva en todas partes; por lo que las instituciones, barrios y ciudades están organizándose para despedir al año 2018 y dar la bienvenida al 2019.

Una de las fiestas más atractivas en Imbabura y en todo el país será la organizada por la “Corporación 31 de diciembre” de la ciudad de Atuntaqui, como la gestora de la “Fiesta Popular de Inocentes y Fin de Año,” declarada el 11 de diciembre de 2007, por el Ministerio de Cultura, como Patrimonio Cultural Inmaterial del Estado.

En ésta ocasión, más que en años anteriores, el programa “Cómico–artístico–musical”, el “Bando–Bando,” la “Agonía de papá,” el “Desfile de comparsas,” la “Lectura del testamento,” la “Quema del año viejo,” y el “Baile de disfraces,” animarán al público a convertirse, de simples espectadores a principales protagonistas de cada una de las historias, en paisajes y lugares de ensueño, transportándoles a diferentes épocas para que los vivan por sí mismos. En estas festividades se podrá disfrutar, no sólo de la autenticidad de las comparsas, efectos especiales y arreglos musicales, sino también de la alegría de los personajes, sana picardía de los mensajes, y novedosas representaciones para confirmar que Atuntaqui es una ciudad cultural. Razones más que suficientes para expresar públicamente la más grande FELICITACIÓN a la “Corporación 31 de Diciembre,” por ser el orgullo anteño.