Coreana refuerza educación especial en institución

Otavalo. Una voluntaria coreana llegó a reforzar los servicios que brinda el centro infantil municipal Renacer, en donde se presta atención integral a menores con distinto tipo de discapacidades. Ayer se realizó un evento con el que se dio la bienvenida a la profesional asiática.

Beneficios. Según Cristian Caicedo, coordinador del centro infantil, la llegada de la voluntaria se logró luego de un proceso que dio inicio en 2016. “A través de la agencia coreana de cooperación internacional, Koica, pudo aprobar este voluntariado que durará 2 años”, dijo Caicedo. Juryung, profesional en el área de educación especial, de 22 años de edad fue cálidamente recibida por los padres de familia, docentes y estudiantes del centro infantil.

Compromiso. Ercilia Castañeda, concejala y representante de la comisión de igualdad y género, explicó el procedimiento que se realizó para poder tener el apoyo de la agencia internacional en este centro infantil. “Además de los proyectos de ordenanzas que favorecen a los grupos vulnerables, realizamos las gestiones ante la cooperación internacional para niños y niñas con discapacidad, que según el censo del 2010, en Otavalo tenemos a más de 6 mil personas con discapacidad”, dijo Castañeda.

Según la concejala, en los próximos días llegará también otro voluntario, esta vez desde Japón, quien se encargará de compartir sus conocimientos sobre educación ocupacional. “El trabajo de los voluntarios va a realizarse, específicamente, en lo que tiene que ver en atención y rehabilitación en el centro infantil”, dijo la concejal.

Educación. Este año cuatro menores del centro infantil serán incluidos al sistema de educación regular. En el 2016 se incluyeron a 9 menores y en el 2017, 6 menores también fueron incluidos al sistema regular.

El evento concluyó con la celebración del Inti Raymi