Convivencia escolar

La escuela como espacio de formación integral busca profundizar en el aprendizaje de las ciencias inculcando en cada estudiante el deseo de cada día conocer más. Este propósito se logra cuando dentro del centro escolar se respetan las diferencias individuales, se promueve el trabajo cooperativo, se hace de la experiencia de aprender un viaje interesante; pero sobretodo se alcanza en aquellas instituciones que fomentan una sana convivencia escolar.

La convivencia escolar no es más que la práctica permanente de valores: es admitir que no somos iguales y que por tanto debemos respetar al diferente, es comprender que cada uno aprende a su ritmo y su tiempo por lo que tenemos que ser generosos con nuestros comentarios, es asimilar que somos sociales y por ende debemos respetar las normas establecidas con alegría, es entender que nacimos para servir por tanto debemos ser afectuosos con nuestros compañeros de salón.

Llena de alegría a la comunidad educativa ver diariamente a casi todos sus estudiantes llegar con entusiasmo a la escuela, apresurar a sus padres para no llegar atrasados, saludar con efusividad a los maestros al ingreso de la institución, revisar con minuciosidad que todo se halle en la mochila, abrazar a sus compañeros al reencontrarse para una nueva jornada académica, estas conductas hacen notar que un centro escolar tiene una sana convivencia escolar y hace prever que se está cumpliendo la tan ansiada formación integral.